Un mundo feliz

Aldous Huxley


Introducción a Un mundo feliz

"Un mundo feliz", novela escrita en 1932 bajo el título "Brave New World", recrea una democracia que no lo es, una dictadura que no lo parece, una cárcel de la que los prisioneros no quieren escapar porque no saben que lo son, condicionados desde su extraña concepción para ser lo que tienen que ser.

El origen del título se encuentra en la obra "La Tempestad", de William Shakespeare, en las palabras de Miranda (y que cita el salvaje textualmente): "Oh, maravilloso nuevo mundo! !Oh, maravilloso nuevo mundo que alberga tales criaturas!"

Huxley nos presenta una sociedad altamente tecnológica que utiliza todos los medios posibles para condicionar y controlar a la masa a fin de conseguir la estabilidad social. Los niños no nacen, se hacen, y están genéticamente manipulados para pertenecer a una de las cinco categorías de la población, jerárquicamente estructuradas: Alfa (la élite, los más inteligentes), Beta, Gamma, Delta y Epsilon (las castas inferiores, menos desarrollados física e intelectualmente).

Esta obra se encuadra dentro de las llamadas antiutopías o distopías (como "1984" (1949) de George Orwell o "Fahrenheit 451" (1953) de Ray Bradbury), que muestran mundos y civilizaciones futuras dominadas por regímenes totalitarios que ejercen un control total sobre sus ciudadanos. Las comparaciones con "1984", de George Orwell, parecen inevitables. Sin embargo, existen diferencias sustanciales entre ambas. Las dos son antiutopías que nos sitúan en un mundo futuro, pero en cada uno el control se ejerce de una manera distinta. En "1984" conocemos la manipulación a través de la fuerza, la tortura, y aunque los individuos están tan sometidos en una obra como en la otra, en "1984" la rebelión es posible, aunque muy poco probable. Orwell hace una crítica del comunismo de aquella época y muestra cómo aquello que tememos puede hacerse realidad. En "Un mundo feliz", la rebelión no es imposible, pero, simplemente, no es deseable. Sus habitantes no conocen otra manera de ser felices que hacer, precisamente, lo que han nacido para hacer. Tienen todas las comodidades que pueden desear y, si esto no fuera suficiente, tienen las drogas de diseño para alterar su percepción y olvidar y modificar sus inoportunas emociones negativas. Es la sociedad capitalista que nos ha tocado vivir. Huxley, al contrario que Orwell, muestra cómo aquello que deseamos puede hacerse realidad.

Aldous Huxley, aunque británico, vivió la mayor parte de su vida en Estados Unidos, y la novela es una crítica a lo que se vivía en la América de los años 30, un reflejo de los miedos del período de entreguerras y una reacción a "Los hombres dioses", una utopía escrita en 1923 por H. G. Wells. Se trata de una sátira del comunismo, del socialismo, del capitalismo (él se consideraba anarquista), de la tecnologización de los procesos de producción.

En 1958 escribe "Nueva visita a un mundo feliz" ("Brave New World Revisited"), en la que considera si el mundo de entonces se acercaba a su visión del futuro de los años 30, y concluye que, de hecho, se acerca a esa visión mucho más rápido de lo que él pensaba y analiza las posibles causas. Con su último trabajo, "La Isla" ("Island", 1962), vuelve a construir una utopía y se considera la contrapartida de "Un mundo feliz".

Fue traducido al castellano por primera vez en 1935, y su influencia se puede apreciar en muy diversos campos, desde la música con Iron Maiden y su disco "Brave New World" o Girasoules y su "Mundo feliz" hasta películas como "Demolition Man", ambientada en una sociedad utópica basada en el libro. Existe también una adaptación cinematográfica estrenada en televisión en Estados Unidos en 1998, protagonizada por Peter Gallagher y Leonard Nimoy (famoso por su papel de Spock en Star Trek).


Resumen del argumento de "Un mundo feliz"

Un mundo feliz

Año 632 después de Ford. Londres. Centro de Incubación y Condicionamiento. Así arranca la novela, situándonos de lleno en el corazón (o más bien el aparato reproductor) del nuevo Estado Mundial, cuya divisa es "Comunidad. Identidad. Estabilidad". El director del centro, el DIC, junto con Mr. Foster, explica a los estudiantes y futuros trabajadores el funcionamiento de la central. Allí se producen los seres humanos; niños fabricados y embriones manipulados y alterados para dar lugar a las cinco castas existentes en el nuevo mundo, además de a las distintas profesiones. No es el mismo entrenamiento el que necesitan los trabajadores del trópico que un mecánico espacial. Allí, desde antes de nacer, se les manipulará y enseñará a amar aquello que están destinados a hacer, de modo que no podrán ser felices si no se dedican a ello. Los Delta, Gamma y Epsilon se producen a partir del método Bokanovsky, que permite fabricar decenas de mellizos en apenas unos meses. Estas son las clases más bajas, que no necesitan individualidad. Poco a poco se nos introduce en la sociedad fordista, donde mediante la hipnopedia (enseñanza durante el sueño)y el condicionamiento neopavloviano se van formando los intereses y las fobias de sus habitantes con el fin último de asegurar la estabilidad social y, por supuesto, que esta lleve al consumo. Las familias tal y como se conocían antes de Ford ya no existen, y conceptos como "madre", "hogar" o "monogamia" se consideran obscenidades. Se fomentan los juegos eróticos desde que son pequeños. La promiscuidad es socialmente deseable, y salir durante varios meses con una misma persona está mal visto. No hay Dios, sino Ford. No hay cristianismo: hay soma; una droga de diseño sin efectos secundarios capaz de curar sentimientos de tristeza y a la que recurren cada vez que desean unas vacaciones o experimentan emociones negativas y desean evadirse de la realidad. Las actividades de ocio implican tecnología muy sofisticada, como el Sensorama: la televisión del futuro, que permite no sólo ver sino sentir.

Mientras el DIC prosigue con sus explicaciones, aparece Mustafá Mond, el interventor residente de la Europa Occidental, uno de los diez interventores mundiales. Él aporta también su sabiduría a los estudiantes, explicándoles cómo, desde la vieja sociedad, se había llegado al Estado Mundial.

Conocemos algunos trabajadores del Centro, como Lenina Crowe o Bernard Marx. Bernard es un psicólogo especializado en hipnopedia. Es un Alfa-Más, pero no se siente como tal. Es más bajo y menos corpulento que la media, y esto le hace sentirse inseguro. Sus compañeros le discriminan, y este aislamiento que sufre le llevan a pensar por sí mismo, a verse como un individuo desgajado de la masa y a intentar revelarse contra todo lo aprendido. No le gusta tomar soma porque busca emociones intensas, difíciles de sentir al estar condicionado para ser infantil en el comportamiento emocional. Algo parecido le ocurre a su amigo Helmholtz Watson, un ingeniero emocional; su capacidad intelectual es superior a la media. Uno por exceso y otro por defecto, ambos son conscientes de su soledad.

Bernard invita a Lenina a un viaje a la reserva de Nuevo México, donde viven los salvajes. En la reserva los niños nacen en familias y es una sociedad sin tecnología, totalmente opuesta a aquella de donde viene Lenina. Aunque algunas personas, como interventores y psicólogos, pueden visitar la reserva, los salvajes nacen y mueren allí. En el Estado Mundial, aunque la gente cumple años, no envejece y muere a los sesenta años con el aspecto de un joven. Cuando Bernard y Lenina visitan el pueblo de Malpaís, por vez primera, ven ancianos, lo que les impacta y horroriza. Conocen a John y a Linda, que no son salvajes. Linda fue de vacaciones a la reserva con un hombre, se quedó embarazada, se perdió, y ha hecho su vida en la reserva durante las dos últimas décadas. La vergüenza le impidió regresar, pero no ha sido fácil. El choque cultural es terrible, y su condicionamiento no le permite comprender ni actuar de otra manera. Tampoco ha sido fácil para su hijo. Linda no sabe cómo ser madre, y los salvajes discriminan a John porque no es como ellos y no tiene el mismo color de piel. Se siente muy solo, apenas acompañado por las obras de Shakespeare que encontró casualmente. Sólo a través de ellas es capaz de expresar sus emociones. Así, cuando Bernard le ofrece conocer ese "otro mundo" del que siempre le habla Linda, acepta emocionado.

La sociedad fordiana está encantada con John. Cuando Linda y él fueron a ver su padre, que no es otro que el DIC, le llamó "padre", que es casi un chiste para ellos. Avergonzado, el DIC dimitió. Sin embargo, apenas soportan a Linda, que está gorda y es vieja, y cada vez toma más tabletas de soma. El salvaje está siempre con Bernard, quien empieza a gozar de un éxito social sin precedentes y se le sube a la cabeza. Consigue todas las chicas que quiere y es capaz de integrarse como uno más. Sin embargo, una noche John se niega a asistir a una fiesta en su honor y todo el éxito de Bernard se esfuma, volviendo a sentirse inseguro y solo. De esta manera le gusta más al salvaje, que ya no conocía al hombre en el que se había convertido su amigo.

John se enamora locamente de Lenina y parece que ella le corresponde. Después se da cuenta de que lo único que ella busca son relaciones carnales, y se siente furioso y decepcionado. Poco después fallece Linda, y todo el dolor, el resentimiento que siente, estalla cuando ve a un Alfa repartiendo soma a un grupo de trabajadores Delta. Intenta hablar con ellos y liberarles de la droga, y finalmente la tira, lo que enfurece mucho a los Delta. El enfrentamiento, al que se acaban sumando un entusiasta Helmholtz Watson y un muy reticente Bernard acaba con la detención de los tres.

Los llevan al despacho del interventor, donde John mantiene una conversación con Mustafá Mond en la que expresa su asco y su repulsa a la sociedad fordiana. A la gente que es demasiado consciente de su individualidad y que no puede hacer la misma vida comunal que los demás se la deporta a las islas, así que Bernard y Helmholtz son deportados a las islas Falkland. Pero el salvaje no tiene esa opción, así es que se muda a un faro lo más alejado posible de la civilización. Intenta volver a sus orígenes, hacer todo de manera manual y se flagela y atormenta cuando recae en sus debilidades, como olvidar a Lisa o pensar en Lenina. Un periodista logra grabarle mientras utiliza el látigo y poco después una nueva película, "El Salvaje de Surrey", se estrena en el Sensorama. Los periodistas y los curiosos no dejan de acosarle y, finalmente, se suicida.


Personajes de "Un mundo feliz"

Los personajes son el vehículo a través del cual se nos muestra la sociedad fordiana, mediante sus argumentaciones y enfrentamientos. Se convierten en el recurso indispensable para entender el pensamiento de Aldous Huxley. Conozcámoslos un poco más...


Bernard Marx

Uno de los personajes principales, un Alfa-Más que trabaja en el Centro de Incubación y Condicionamiento, en la Oficina de Psicología. Su especialidad es la hipnopedia y es muy bueno en su trabajo. Se dice que alguien cometión un error durante el proceso de envasado y puso alcohol en su ración de sucedáneo de sangre, creyéndole un Gamma. Quizá debido a esto, su físico se corresponde más con el de las castas inferiores: es más bajo y menos corpulento que el prototipo Alfa. Esta situación le crea un sentimiento de inferioridad terrible, y le hace sentirse solo. Cree que sus pares le rechazan y las castas inferiores no le tienen el respeto que merece. Goza de muy mala reputación entre sus iguales porque le gusta estar solo y no disfruta de los deportes de equipo o las actividades comunales. Tampoco le gusta comentar sus asuntos privados en público y no está de acuerdo con muchos aspectos de la sociedad en la que vive. Prefiere vivir sus emociones y sentirse desgraciado que tomar soma. Todo este pensamiento herético hace que casi le destierren a Islandia, salvándole la aparición del salvaje. Bernard evoluciona a lo largo de la novela. Aunque al principio es un incomprendido y un disidente, cuando le llega la fama, gracias a su amistad con John, se integra perfectamente en un régimen que había criticado amargamente y considera innecesaria la amistad del único amigo que tenía, Helmholtz. Parece que todas sus quejas provinieran de la envidia de no tener el éxito social del que gozan los Alfas. Una vez que cae en desgracia, vuelve a ser un personaje inseguro y mezquino. Cuando le informan de que va a ser deportado, acusa a sus amigos de ser los culpables de todo. Sin embargo, al final de la novela parece resignado con su destino y se muestra avergonzado por su comportamiento anterior. Los Alfa-Más están condicionados para comportarse como niños en cuanto a sus emociones se refiere.


El D.I.C., Thomas "Tomakin"

Un Alfa, el director general del Centro de Incubación y Condicionamiento; la ciencia personificada, como le llaman los estudiantes a los que les enseña su lugar de trabajo. Es un hombre alto y delgado. Tiene el mentón largo y saliente, dientes grandes y labios gruesos. Es difícil establecer su edad a simple de vista. En el trascurso de la novela se descubre que es el padre de John, circunstancia que Bernard aprovecha para humillarle públicamente y vengarse por su intención de mandarle a Islandia. Esta situación puede con él y dimite. Lo último que se sabe de él es que se está tomando unas vacaciones de soma.


Fanny Crowne

Personaje secundario. Trabaja con Lenina en la Sala de Envasado y es Beta como ella. Comparten el mismo apellido y no es casualidad cuando hay que repartir 10.000 nombres entre millones de habitantes. Aparece al principio de la novela aconsejando a su amiga que sea más promiscua, pues su comportamiento (sólo sale con Henry Foster) empieza a ser inaceptable. Se horroriza cuando Lenina confiesa que va a salir con Bernard. Aparece en alguna otra ocasión hablando con ella, pero no tiene un gran peso en la historia.


Helmholtz Watson

Un hombre corpulento, de fuerte tórax y espaldas anchas, rápido al moverse, ágil, flexible y muy atractivo. Podía considerarse el prototipo de Alfa-Más. Es profesor en la Escuela de Ingeniería Emocional, en el departamento de escritura, ejerciendo también como ingeniero emocional. Escribe para el periódico y compone guiones para Sensorama. Se trata de un hombre con una capacidad intelectual mayor que la media y esto le crea un sentimiento de vacío con respecto a la vida que lleva. Estos sentimientos son los que le llevan a la amistad con Bernard, aunque en ocasiones se siente avergonzado por el comportamiento de su amigo. Compone unos versos sobre la soledad y se los muestra a sus alumnos, lo que casi le cuesta su puesto de trabajo. Hace muy buenas migas con el salvaje, y se siente emocionado al escuchar a Shakespeare (prohibido en su mundo), aunque no pueda entender todo de lo que habla debido a su educación. Cuando al final es deportado, elige como destino las islas Falkland porque opina que el clima desagradable le ayudará a escribir mejor.


Henry Foster

Personaje secundario, un joven rubio y coloradote al que le produce un inmenso placer citar cifras. Trabaja en el Centro de Incubación y Condicionamiento y mantiene relaciones con Lenina. Es promiscuo, disfruta de los deportes de equipo y del Sensorama, toma soma cuando es necesario... en definitiva, un Alfa típico, perfectamente integrado en su mundo y orgulloso de él. Alguien con quien el condicionamiento ha funcionado a la perfeccción


John, el salvaje

Nació en la reserva, aunque sus padres son Linda y el DIC. Tiene el pelo pajizo y trenzado, los ojos azules y la piel blanca, aunque tostada por el sol. Se siente solo porque es distinto a los nativos y estos le rechazan y le impiden participar en sus ritos de paso. Su educación está basada en el totemismo, el cristianismo y las obras completas de Shakespeare, que le permite expresarse a través de sus palabras. Cuando conoce a Bernard y Lenina se va a vivir a Londres y conoce por primera vez "el otro mundo". A través de él, vemos el mundo feliz con otros ojos. John no ha sufrido el condicionamiento y su moralidad y estilo de vida son muy distintos, así que, lejos de ser feliz en el mundo feliz, se horroriza de lo que ve, del comportamiento sexual, de las decenas de mellizos iguales. Se enamora apasionadamente de Lenina, pero se considera indigno de ella hasta que intenta mantener relaciones con él; su moral (o la falta de ella) le enfurece. Una vez que muere su madre, y no soportando más la civilización, se retira al lugar más alejado posible, volviendo a las costumbres sencillas aprendidas en la reserva. Se dedica a hacer penitencia y a atormentarse por la muerte de Linda y la tentación que aún supone Lenina. Este comportamiento atrae sobre él una atención indeseada y multitud de personas van a verle como si se tratara de un animal en el zoológico. Aunque en ningún momento se menciona que tome soma, al final de la novela se dice "Obnubilado por el soma, y agotado por el prolongado frenesí de sensualidad, el salvaje yacía durmiendo sobre los brezos. Permaneció echado un momento, parpadeando a la luz, como un mochuelo sin comprender; después empezó a recordar." Después, como ya sabemos, se suicida. John odiaba el soma que había acabado con la vida de su madre, lo considera el veneno que esclaviza a la gente. Así, después de haberlo probado y siendo como era terriblemente desgraciado, toma la única salida que le queda.


Lenina Crowne

Trabaja en el Centro de Condicionamiento inmunizando a los fetos contra posibles enfermedades. Es una Beta-Más, descrita como una muchacha estupenda, muy atractiva y maravillosamente neumática. Sale, entre otros, con Henry Foster y Bernard. Se enamora de John, pero su condicionamiento no le deja identificar tal sentimiento. A través de este personaje, el autor nos muestra el condicionamiento perfecto. En este sentido, Lenina sería la contrapartida femenina de Henry Foster. Su comportamiento sólo difiere cuando se trata de John, al que no entiende por mucho que lo intente. Obviamente, su educación le impide hacerlo.


Linda

Enfermera Beta, vive en la reserva, aunque es nativa de la sociedad fordiana. Durante unas vacaciones en Malpaís se perdió, descubrió que estaba embarazada y, al no poder abortar, se quedó allí con su hijo por la vergüenza que le producía haberlo tenido. Es rubia, muy corpulenta, gorda, sin dos dientes, cara llena de arrugas, mejillas fláccidas con manchas purpúreas. En la reserva es considerada una extraña y las mujeres la odian porque se acostaba con sus maridos, aunque ella no entendía dónde estaba el problema. A falta de soma, se evade de la realidad con peyotl y mescal, aunque las resacas son terribles. Así, cuando vuelve a su añorado mundo feliz siendo vieja y gorda a diferencia de sus congéneres, lo único que quiere es pasarse los días de vacaciones de soma. Esto acaba matándola.


Mustafá Mond

Interventor residente de la Europa Occidental, uno de los diez que hay el mundo. Se refieren a él como Su Fordería. Es un Alfa-Más Más y su trabajo consiste en hacer las leyes y en romperlas cuando lo considera necesario. Así, él es el único que ha leído a Shakespeare, que pertenece a la literatura prohibida. Mediante este personaje y la conversación que mantiene con John nos acercamos a la génesis de la sociedad fordiana y a las motivaciones que la sostienen.


Comentario de Un mundo feliz

"Un mundo feliz" pertenece al género narrativo, más concretamente a la novela. Tiene 18 capítulos y, por su contenido, podemos decir que se estructura en tres partes:

Primera parte (Capítulos 1-6): Se trata de la introducción. Se nos presenta un mundo feliz, describiendo algunas de sus características a la vez que se van introduciendo los personajes.
Segunda parte (Capítulos 7-9): John y la reserva. Primer contacto con una sociedad distinta y con los salvajes.
Tercera parte (Capítulos 10-18): El salvaje en el Estado Mundial. En estos capítulos se describe toda la interacción de John con una sociedad desconocida para él y los choques culturales y educacionales que se producen, hasta su trágico final.

Existen algunos personajes reales que se mencionan en la novela:
- Henry Ford: toda la sociedad se basa en él y en el fordismo; es decir, en la producción en cadena y en el consumo. Utilizan su nombre como en la sociedad occidental se usa el de Dios. Se cuentan los años en el calendario a partir de 1908, año en que se introdujo el coche Ford Modelo T.
- Ivan Petrovich Pavlov: En sus estudios se basa el condicionamiento neopavloviano. Descubrió el condicionamiento clásico o modelo Estímulo-Respuesta
- Sigmund Freud: los habitantes del mundo feliz creen que él y Ford son la misma persona. Es mencionado como el primero en darse cuenta de los peligros de la vida familiar.
- Thomas Malthus: su nombre se menciona en relación a los cinturones maltusiones, que son cartucheras con productos contraconceptivos reglamentarios que llevaban las mujeres no hermafroditas. Se llaman así por las teorías de Malthus sobre el control de la natalidad.
- William Shakespeare: Uno de los escritores prohibidos, citado en varias ocasiones por John. Algunas de las obras que se citan son Romeo y Julieta, La Tempestad y Otelo.

Huxley imagina en su utopía un gobierno unificado que dominara toda la tierra, excepto algunas pequeñas excepciones. Pero, ¿cómo se llega a eso en apenas 600 años? En el año 141 después de Ford estalló la Guerra de los Nueve Años. Cabe suponer que se desarrolló en Europa y que se usaron grandes cantidades de armas químicas. Después de eso hubo una crisis económica mundial sin precedentes. Los nuevos líderes mundiales quisieron imponer sus ideales por la fuerza, como con el consumo obligatorio, pero descubrieron que, mediante la fuerza, la gente se rebela. Se decidieron por otros métodos, no tan inmediatos, pero con resultados asombrosos como la ectogénesis, el condicionamiento neopavloviano y la hipnopedia. Borraron el pasado: bombardearon museos y monumentos y suprimieron todos los libros publicados antes del año 150 d. F. Religión y filosofía dejaron de tener su utilidad y se cortaron los remates de las cruces para hacer el símbolo de la T. Dios también murió. Cuando se eliminan las preocupaciones, se consigue ser joven hasta la muerte y el consuelo está en el soma, no se necesitan dioses. Esta concepción se opone poderosamente a la de John, quien es tremendamente moralista, y así se ve en la conversación final que tienen él y Mustafá Mond.

Como ya se ha mencionado, la sociedad está dividida en cinco castas, cada una de ellas condicionada para oficios diferentes y orientada al consumo y a amar su servidumbre. Mediante la determinación genética y más tarde la hipnopedia y el condicionamiento, se determinan sus gustos y fobias y se perpetúan los prejuicios entre clases. Cada uno conoce su lugar, que es bueno en comparación con el lugar de los demás, y así lo saben desde que nacen. Así, un Delta, al que se le ha impedido su desarrollo normal, no quiere ser un Alfa, porque tienen que pensar mucho. ¿Por qué no una sociedad sólo de Alfas? De hecho, se intentó, pero acabaron matándose entre ellos. Se necesita gente que haga el trabajo sucio, y ellos no sabían hacerlo. Así pues, cada uno en su lugar y todos felices. Antes de llegar a esta felicidad total se hicieron varios experimentos, ¿cómo conseguir la mayor estabilidad y el mayor consumo? Todo gira en torno a la estabilidad social. De estos estudios se dedujo que la gente quería trabajar sus ocho horas, trabajos suaves y adaptados a sus posibilidades. La gente quería entretenimiento, quería vida social. Y sobre todo, la gente no quería dominar sus impulsos. Lo que querían, lo querían ya. Así que nuestros habitantes felices no han tenido que luchar por nada en toda su vida. John siente rechazo hacia esta civilización en la que todo es demasiado fácil. Todo está al alcance de la mano... o no. La censura es grande, solo que no parece importarles, o no a todos. Algunos se preguntan por la ciencia, la ciencia de verdad, o la belleza. Y de estos disidentes salen los interventores mundiales que gobiernan el planeta. ¿Y por qué no? Al fin y al cabo, son los más inteligentes, y han elegido la estabilidad y la felicidad sobre el conocimiento y la verdad. Esta lucha entre la realidad real y la realidad ficticia es un clásico en la literatura y el cine, y puede apreciarse en el mito de la caverna de Platón o películas como Matrix.

Y al final, el único que ve la realidad real es John. Sin embargo, no se puede decir que no esté condicionado. No con métodos futuristas, desde luego, pero sus opiniones y sentimientos se basan en lo que ha vivido: supersticiones, penitencia, etc. Así, él no puede más que estar profundamente perturbado por el mundo feliz. La verdad es que no tiene ninguna opción. La vida en la reserva no es para él, la vida en la ciudad no es para él. ¿Qué le queda? Nada. El propio autor escribe en el prólogo del libro, años después, que si tuviera que escribirlo de nuevo le daría una tercera alternativa para que no tuviera que elegir y sucumbir entre la insania de Utopía y la vida de los salvajes, más humana, pero igualmente extraña y extravagante. Le daría la oportunidad de vivir entre los desterrados de un mundo feliz, una sociedad de individuos que cooperan libremente, y ser educado por ellos antes de trasladarse a la tecnópolis, para tener de ella un conocimiento de primera mano y que esta no le engulla. Como, de hecho, lo hizo.

Ficha

título
Un mundo feliz
título original
Brave new world
año de publicación
1932
idioma
Inglés
ISBN
9788497594257
género
Narrativa
subgénero
Novela
temática
Novela inglesa contemporánea, Ficción distópica, Distopía, Antiutopía, Filosofía existencial, Existencialismo, Drogas recreativas.
publicidad

Comparte y valora

Enlaces relacionados

Así empieza...

cita

Un edificio gris, achaparrado, de sólo treinta y cuatro plantas. Encima de la entrada principal las palabras: Centro de Incubación y Condicionamiento de la Central de Londres, y, en un escudo, la divisa del Estado Mundial: Comunidad, Identidad, Estabilidad. La enorme sala de la planta baja se hallaba orientada hacia el norte. Fría a pesar del verano que reinaba en el exterior y del calor tropical de la sala, una luz cruda y pálida brillaba a través de las ventanas buscando ávidamente alguna figura yaciente amortajada, alguna pálida forma de académica carne de gallina, sin encontrar más que el cristal..."

Citas

cita

Se decidió abolir el amor a la naturaleza, al menos entre las castas más bajas, pero no la tendencia a consumir transporte. Porque era esencial que siguieran deseando ir al campo aunque lo odiaran. El problema residía en hallar una razón económica más poderosa para que utilizaran los transportes que la mera afición a las prímulas y los paisajes. Y lo encontraron.

Capítulo II

cita

Más arriba, en las diez plantas sucesivas destinadas a dormitorios, los niñlos y niñas que todavía eran lo basante pequeños para necesitar una siestas, se hallaban tan atareados como todo el mundo, pues aunque ellos no lo sabían escuchaban inconscientemente las lecciones hipnopédicas de higiene y sociabilidad, de conciencia de clase y de vida erótica.

Capítulo X

cita

El condicionamiento ante la muerte empieza a los dieciocho meses. Todos los niños pasan dos mañanas cada semana en un hospital de moribundos. En estos hospitakes encuentran los mejores juguetes,y se les obsequia con helado de chocolate los días que hay defunción. Así aprenden a aceptar la muerte como algo completamente corriente.

Capítulo XI

cita

Arrastrados por la fascinación del horror producido por el espectáculo del dolor e impelidos íntimamente por el hábito de cooperación, por el deseo de unanimidad y comunión que su condicionamiento había hecho arraigar en ellos, los curiosos empezaron a imitar el frenesí de los gestos del salvaje, golpeándose unos a otros cada vez que éste azotaba su propia carne rebelde o aquella encarnación de la torpeza carnal que se retorcía sobre la maleza, a sus pies.

Capítulo XVIII