Viaje al centro de la Tierra

Julio Verne


Introducción a Viaje al centro de la Tierra

Viaje al centro de la Tierra (título original en francés: Voyage au centre de la Terre) escrita por Julio Verne y fecha de primera publicación el 25 de noviembre de 1864, es la más imaginativa y destacada obra de la narrativa de aventuras que se escribió hasta esa fecha.

Todo en Viaje al centro de la Tierra es sinónimo de innovación, de profecía, de futuro, de imaginación arrolladora, en concreto de aventuras maravillosas, para lo cual Julio Verne se implicó en materias como la geología, la mineralogía y la paleontología. Las detalladas descripciones de animales antediluvianos maravillaron a los expertos, poniendo de manifiesto su extraordinaria intuición científica.

La revolución industrial del siglo XIX, que conoció gran parte de Europa, produjo grandes cambios en su estructura social, generando una burguesía cuya expresión estética fue la novela, la más influyente con la que contó esta clase para describir su nueva visión de mundo sobre la sociedad de su tiempo y las transformaciones radicales que se estaban gestando en su seno. Esta misma etapa de revolución industrial hace un progreso del pensamiento filosófico y la entrada del Maquinismo hacen que los escritores que desean fabular abandonen las explicaciones mágicas y se decanten por las científicas. Así, en un tiempo donde la corriente dominante es el Realismo, camino del Naturalismo más descarnado, Julio Verne opta por imprimir un aire visionario y ultracientífico a su ya universal novelesca.

Viaje al centro de la Tierra (así como otras muchas obras de Julio Verne) ha sido objeto de numerosas adaptaciones a la televisión y ha sido llevada al cine en varias ocasiones. Destacan dos adaptaciones cinematográficas: en primer lugar, la versión de 1959 llevada al cine por Henry Levin y protagonizada en el papel del Profesor Lidenbrock por el actor James Mason (intérprete del personaje de Capitán Nemo en la adaptación cinematográfica más conocida de "Veinte mil leguas de viaje submarino"); en segundo lugar, la más reciente, protagonizada por Brendan Fraser, una aventura cinematográfica en 3D del año 2008 y dirigida por Eric Brevig.


Resumen del argumento de Viaje al centro de la Tierra

Viaje al centro de la Tierra

El profesor Lindenbrock, compartía su hogar, junto con su ahijada Graüben, una joven curlandesa (Curlandia es hoy territorio perteneciente a Estonia) de 17 años, la criada Marta y con Axel en su doble calidad de huérfano y sobrino, colaborador en las actividades científicas. Vivía en una casa ubicada en un barrio antiguo de Hamburgo (Alemania).

En aquel fatídico día para Axel e interesante para el profesor, Lidenbrock encuentra un libro del famoso sabio del siglo XVI, Arne Saknussemm, en cuyo interior aparece un pergamino con caracteres mágicos, coordenadas para llegar al centro de la Tierra, según el profesor Lindenbrok.

Lindenbrok logra del facsímil la siguiente clave para poder llegar al centro de la Tierra: "Desciende al cráter del Yocul de Sneffels que la sombra del Scartaris acaricia antes de las calendas de julio, audaz viajero, y llegarás al centro de la Tierra, como he llegado yo".

La clave era la Península de Sneffels: "Una montaña de 5.000 pies de elevación. una de las más notables de la isla, y, a buen seguro, la más célebre del mundo entero, si su cráter conduce al centro del globo".

Era el 26 de mayo cuando el profesor Lidenbrock le argumenta a su sobrino Axel que hasta finales de junio seria demasiado tarde para ver la sombra del Scartaris y acariciar el cráter del Sneffels, confirmándole que era preciso llegar a Copenhague lo antes posible.

Tres días después, a las cinco y media de la mañana, comenzaron su viaje al centro de la Tierra, con los bultos de equipaje, inicialmente los viajeros eran el profesor Lindenbrock y Axel no estaba convencido de dicho viaje y sus resultados, el profesor lo motivaba diciéndole que es un viaje que nunca lo iba olvidar y participaría de la gloria eterna fruto de tal conquista.

Fueron estaciones de su viaje Altona, Belt, Holstein, Korsör, Copenhague, y por fin, la capital de Islandia, Reykiavik, lugar donde aclara con el delegado de la biblioteca –Fridriksson- que el autor del pergamino Ame Saknussemm fue un sabio del siglo XVI gran alquimista, naturalista y explorador que fue perseguido como hereje. Sus obras fueron quemadas. Esa persecución le obligó a ocultar los descubrimientos de su genio en un incomprensible criptograma.

Al día siguiente al despertar Axel, ya el profesor estaba en contacto con un hombre de confianza del señor Fridriksson, llamado Hans Bjelke. El profesor lo contrató como guía en su incursión a tierras islandesas.

El día 16 de junio, salieron los tres a lomo de las cabalgaduras, de la ciudad de Reykiavik, pasaron por las poblaciones de Gufunes, Gardär, Büdir, y en la población de Stapi, dan inicio a la marcha dejando los animales de carga en tal lugar, el narrador se limita a contemplar los paisajes y con un verdadero interés sobre las curiosidades mineralógicas a la par que narra toda la historia geológica de Islandia.

Después de tan asombrosa y dura travesía, por fin, a las once de la noche del 27 de junio, en plena oscuridad, llegaron a la cumbre del Sneffels. Comienzan un descenso por una estrecha galería con una atmósfera muy comprimida.

El 7 de agosto, los sucesivos descensos les habían conducido a una profundidad de treinta leguas; es decir, tenían sobre sus cabezas treinta leguas de rocas, de mares, de continentes y de ciudades. En el duro descenso se les llega a terminar el agua y Axel casi muere deshidratado, planteándose el dilema de si regresar o seguir descendiendo. El profesor Lidenbrock les pide que le den un día de margen: si no encontraban agua, volverían a la superficie.

En el transcurso del día siguiente los expedicionarios encuentran agua al golpear una roca. Procedía de algún río subterráneo. Las emanaciones de vapor salino les harían la travesía más llevadera, durante la cual, Axel se separa de su tío y el guía Hans y se pierde en el laberinto de pasillos subterráneos, sufriendo un accidente que lo deja inconsciente. Hans y el profesor Liddenbrock hallan a Alex al cuarto día.

En los días sucesivos siguen una luz que los lleva a creer que han vuelto a la superficie. Lo que encuentran es una amplísima caverna con un enorme mar iluminado por una especie de aurora boreal permanente y una atmósfera con algunas nubes. Hay restos óseos de animales antediluvianos y se fijan que la vegetación allí es de hongos, helechos y especies arbustivas realmente gigantescas. Bautizan el mar como mar de Liddenbrock y construyen una gran balsa para navegar por su superficie. En su travesía vieron algas gigantes y enormes serpientes. Pescaron gran variedad de peces milenarios jamás vistos antes. La luz ambiental no disminuía su intensidad cuando llegaba la noche. Días después una lucha entre reptiles de dimensiones abominables casi los arroja de la balsa y divisan una isla (que bautizan como Isla de Axel) de la que salía despedida un geiser colosal de agua hirviendo.

Luego descargó sobre ellos una tormenta. Los relámpagos son terribles y la resonancia de los truenos les llega a provocar el sangrado de los oídos. La balsa va a la deriva durante tres parvorosos días, hasta que llegan a una playa. La brújula les indica que es la playa de la que partieron (Puerto Graüben). El profesor Lidenbrock quiere reemprender la travesía en la balsa tan pronto como Hans la repare pero Alex le intenta convecer de que eso es una locura. Antes de salir en la balsa hicieron un reconocimiento de la isla donde estaban. Comenzaron por un terreno de un sedimento extraño que cambiaba de aspecto a su paso y que los llevó a una especie de llanura desértica donde había más fósiles de animales prehistóricos. Reconocieron los restos del cadáver de un humano, lo que según el profesor Lidenbrock desechaba las tesis evolutivas que negaban la convivencia del hombre y los dinosaurios.

La expedición se interna luego en una especie de selva amazónica de árboles enormes y divisan un rebaño de mastodontes prehistóricos. No salen de su asombro al descubrir que ese rebaño es pastoreado por un hombre de unos doce pies de alto y cabello largo. Luego, encuentran restos de su paso por aquellas regiones del sabio Ame Saknussemm. Dinamitan una roca que les impedía el paso pero se dan cuenta que es como si le hubieran quitado el tapón a un contenedor de agua: se empieza a hacer un vacío y un remolino les empieza a succionar. Tras alguna zambullida y algún periodo de calma que aprovechan para acabar con las provisiones y reponer fuerzas, el profesor Lidenbrock, Axel y Hans son empelidos hacia el cráter de un volcán por una gran fuerza. Estaban ascendiendo a la superficie.

Al salir, se encuentran tirados en la mitad de una ladera de una escarpada montaña que no reconocen. Divisan la costa y un pueblo en su orilla. Al llegar a una campiña un niño asustado llega a balbucear "Stromboli". Se encontraban en Estrómboli, en la región Sicilia, perteneciente a Italia y a más de 1200 leguas del lugar donde emprendieron el viaje, en tierras islandesas.

Fueron recibidos por las pescadores de Estrómboli con las consideraciones debidas a unos náufragos. Les proporcionaron vestidos y víveres. El 31 de agosto, una embarcación los condujo a Mesina, donde algunos días de reposo bastaron para reponer las fuerzas.

El viernes, 4 de septiembre, se embarcaron a bordo del Volturne, buque de nacionalidad francesa, y, tres días más tarde tocaron tierra en Marsella. El 9 de septiembre, llegaron por fin, a Hamburgo con la estupefacción de Marta y la alegría de Graüben al verlos entrar en casa.

Aunque en un principio nadie creyó en la veracidad de las afirmaciones y notas del profesor Lidenbrock acerca de su viaje al centro de la Tierra, gracias a la presencia de Hans y las detalladas descripciones, será admitido como miembro de honor en todas las sociedades geográficas, geológicas y antropológicas de los cinco continentes, siendo la narración de sus peripecias un éxito mundial. Por su parte Axel y Graüben consumarán su felicidad casándose.


Personajes de Viaje al centro de la Tierra

Los personajes principales de esta novela de aventuras son los siguientes:


Profesor Lidenbrock

Tío de Alex y padrino de Graüben. Otto Lidenbrock es profesor universitario en Hamburgo. Está en edad madura pero tiene una vitalidad y energía extraordinarias. Se empecina en realizar el viaje a pesar de que el sustento de su emprendimiento era un simple criptograma hallado en un viejo pergamino.


Alex

Sobrino del Profesor Lidenbrock y novio de Graüben, ahijada del profesor. Alex es el narrador de la historia. Ayuda a Lidenbrock en sus investigaciones científicas y decide acompañarlo en la peripecia suicida de viajar al centro de la Tierra. Alex es el personaje que sufre la transformación más grande, pues la aventura curtirá su carácter valiente pero algo indeciso y le conferirá más arrojo y soltura. Finalmente se casa con Graüben.


Hans

Guía de la expedición por tierras islandesas. Es duro e impasible, pero fiel al científico alemán y a su sobrino Alex, a quien salva la vida en varias ocasiones. Al final la familia lo considerará como un amigo.


Graüben

Ahijada y protegida del Profesor Lidenbrock. Reside en su casa de Hamburgo. Está enamorada de Alex y teme por las vidas del profesor y su sobrino durante la expedición. Se casa con Alex al final de la novela.


Marta

Criada, ama de llaves o asistenta del Profesor Lidenbrock y de los familiares que conviven con él en su casa de Hamburgo.


Comentario a Viaje al centro de la Tierra

Viaje al centro de la Tierra pertenece al género literario de la Narrativa. Dada su estructura y profundidad la obra se circunscribe en el subgénero novela, siendo su temática de carácter fantástico, dada la descripción de un mundo subterráneo que no existe realmente. La novela consta de 45 capítulos de extensión más o menos uniforme y no titulados: los capítulos 1 a 9 podrían ser una especie de introcción a las circunstancias de la época de la narración y de los personajes; los capítulos 10 al 43 son el nudo de la acción, caracterizado por las descripciones de Verne sobre un mundo que no existe pero que parece perfilado en su ingeniosa mente con todo detalle,

Para describir el mundo mitológico que subvive en la corteza terrestre descubierto por el profesor Lidenbrock y sus acompañantes, el autor emplea, no obstante, la más depurada prosa realista. En efecto, la descripción de los personajes, de sus circunstancias de residencia, de sus hábitos, de los lugares que visitan y atraviesan hallan pleno respaldo en la realidad de la época de Julio Verne. No es así, sin embargo, cuando los personajes atraviesan paisajes de ficción: en ellos el autor emplea un lenguaje maravillosista y que abunda en la descripción profusa.

La técnica utilizada por Julio Verne en la novela Viaje al centro de la Tierra es la narración de la crónica de los hechos en primera persona, por uno de los personajes: Axel. El carácter pedagógico que se le atribuye a las novelas de Julio Verne, en "Viaje al centro de la Tierra" se sustenta en la transformación del carácter de Alex a lo largo de la obra: la prueba iniciática que supone el viaje, con todas sus duras pruebas y los peligros de muerte, curten la personalidad del muchacho para convertirlo en un hombre de acentuada personalidad que toma decisiones maduras.

Ficha

título
Viaje al centro de la Tierra
título original
Voyage au centre de la Terre
año de publicación
1864
idioma
Francés
ISBN
9788423989225
género
Narrativa
subgénero
Novela
temática
Novela fantástica, Ciencia-ficción, Espeleología, Interior de la Tierra, Profesor Lidenbrock
publicidad

Comparte y valora

Enlaces relacionados

Así empieza...

cita

El domingo 24 de mayo de 1863, mi tío, el profesor Liden­brock, entró rápidamente a su hogar, situado en el número 19 de la König-strasse, una de las calles más tradicionales del barrio antiguo de Hamburgo...

Citas

cita

Y al mismo tiempo desplegaba cuidadosamente sobre la mesa un trozo de pergamino de unas cinco pulgadas de largo por tres de ancho, en el que había trazados, en líneas transversales, unos caracteres mágicos...He aquí su facsímil exacto. Quiero dar a conocer al lector tan extravagantes signos, por haber sido ellos los que impulsaron al profesor Lidenbrock y a su sobrino a emprender la expedición más extraña del siglo XIX...

Capítulo I

cita

Procuro recordar los instintos particulares de estos animales antediluvianos de la época secundaria, que sucedieron a los moluscos, crustáceos y peces, y precedieron a la aparición de los mamíferos sobre la superficie del globo. El mundo pertenecía entonces a los reptiles monstruos que reinaron como señores en los mares jurásicos. Habíales dotado la Naturaleza de la más completa organización. Qué gigantesca estructura. ¡Qué fuerzas prodigiosas! Los saurios actuales, caimanes o cocodrilos, mayores y más temibles, no son sino reducciones debilitadas de sus progenitores de las primeras edades

Capítulo XXXIII

cita

A partir de aquel día, fue mi tío el más feliz de los sabios, y yo el más dichoso de los hombres; porque mi bella curlandesa, renunciando a su calidad de pupila, ocupó en la modesta casa de Kónig-strasse el doble puesto de sobrina y de esposa. No creo necesario añadir que su tío fue el ilustre profesor Otto Lidenbrock, miembro correspondiente de todas las sociedades científicas, geográficas y mineralógicas de las cinco partes del mundo.

Capítulo XLV