El sí de las niñas

Leandro Fernández de Moratín


Introducción a El sí de las niñas

Leandro Fernández de Moratín escribió la comedia dramática El sí de las niñas en la España de comienzos del siglo XIX. Tras la oleada cultural que supuso la Ilustración, el Enciclopedismo y la filosofía racionalista, el movimiento neoclásico (con raíces en el pensamiento grecolatino e influencia filosófica renacentista) está en pleno auge.

España está a punto de sufrir uno de los acontecimientos claves de su historia: el final del reinado de Carlos IV y la invasión de los franceses. Napoleón Bonaparte campea en esas fechas por Europa.

El sí de las niñas se representó por primera vez en el teatro de la Cruz el día 24 de enero de 1806 y supuso un éxito inmediato de público, de manera que sólo se suspendió su representación una vez que llegó el tiempo de Cuaresma durante el cuál, como era tradición se cerraban los espectáculos teatrales. Tal éxito llamó la atención de la Inquisición y el reestreno de la obra, en 1834 se produjo con algunas enmiendas de censura.

El sí de las niñas es la primera obra de la literatura española que afronta el tema de los matrimonios de conveniencia y de la sumisión de los hijos a la autoridad de sus padres en lo que a decisiones sobre uniones conyugales concernía. El género preferido de Moratín era la comedia, por representar mejor al género humano, con todos sus defectos y con todas sus virtudes. El autor pensaba igualmente que el teatro debía ser para divertir y también para instruir moralmente al público, por lo que en sus obras siempre puede encontrarse detalles de lo que se ha dado en llamar "función pedagógica".


Resumen del Argumento de El sí de las niñas

El sí de las niñas

El sí de las niñas transcurre en una sala con varias puertas de una posada en Alcalá de Henares. La acción empieza a las siete de la tarde y acaba a las cinco de la mañana siguiente.

La escena primera muestra a Don Diego y a su sirviente, Simón, solos y hablando con preocupación del retraso de Doña Irene y Doña Francisca. Don Diego le cuenta a Simón que desea casarse con Doña Francisca, por su belleza, virtudes y recogimiento, y que el matrimonio ya está concertado con Doña Irene, su madre. La hija estudiaba interna en un colegio de monjas de Guadalajara y Doña Irene' había ido a recogerla para llevarla a Alcalá, donde se hallaba Don Diego, con el fin de pasar un tiempo con él para que se conocieran antes de realizar dicho matrimonio. Simón le comenta a su amo el reparo de la diferencia de edad entre ambos y que creía que la boda se concertaría entre Doña Francisca y Don Carlos, el apuesto sobrino de Don Diego. Éste le saca de su error y confiesa a Simón que está enfadado con su sobrino, Don Carlos, por sus múltiples amoríos y por mentirle en la correspondencia.

En la escena segunda tiene lugar el encuentro de Don Diego, Doña Irene y Doña Francisca. Durante la tercera escena habla Doña Irene de múltiples familiares de alta alcurnia. Doña Francisca se retira y en la escena cuarta hablan Doña Irene y Don Diego sobre la muchacha. Don Diego quiere que Doña Francisquita le exprese personalmente lo que siente por él, sin la intermediación de su madre, pero ésta trata de disuadirle diciéndole que Doña Francisca no cesa de expresarle todo el cariño que siente por el anciano y de cómo prefiere un marido experimentado y de edad madura, pues los matrimonios jóvenes no tienen la experiencia ni la virtud necesaria para criar a los hijos, poniendo como ejemplo los tres matrimonios y veintidós hijos que había tenido ella, de los cuáles sólo sobrevivió Doña Francisca. De repente, Doña Irene llama a su criada, Rita y ésta acude.

Luego Rita se encuentra con Calamocha, el criado de Don Carlos. Ambos ya se conocen. Calamocha cuenta a Rita que nada más recibir la carta de Doña Francisca en la que ésta contaba a Don Félix (en realidad Don Carlos) que su madre la quería casar con un anciano en Madrid, su amo partió con él desde Zaragoza hacia Alcalá para impedir esa unión y declarar sus intenciones a Doña Francisca y Doña Irene. Luego, Doña Francisca está enamorada de Don Félix, el cuál es en realidad, Don Carlos, el sobrino de Don Diego. Calamocha informa a Rita de que su señor, Don Carlos, se encuentra también alojado en esa posada. Destaca la familiaridad de trato entre Rita y Calamocha. En la escena novena Rita habla con Doña Paquita y en ese diálogo sabemos cómo ésta se veía a hurtadillas con Don Carlos (ella cree que se llama Don Félix) mientras estaba en el convento en Zaragoza. Paquita está inquieta y deseosa por ver a Don Félix (Don Carlos).

Comienza el segundo acto con una declaración de Doña Paquita de que a pesar de su juventud y de que su madre la llame simple y niña, ella ya sabe lo que es el amor y las lágrimas que cuesta. Después Doña Irene trata de seguir convenciendo a su hija de la suerte que ha tenido en que un caballero con una fortuna como la de Don Diego se fije en ella. También le comenta que ya sabe por qué no acoge bien Francisquita la idea de casarse con Don Diego: Doña Irene cree que su hija se quiere quedar en el convento como religiosa porque las monjas, cosa que Doña Paquita niega, diciendo que se quedará siempre con su madre. En la siguiente escena hablan Don Diego y Doña Irene. Doña Francisca está presente pero apenas interviene o calla. El caballero empieza a sospechar que la niña no le tiene el cariño que él espera y se lo expone a su madre, pero ésta le asegura que sí. Don Diego le dice a Doña Francisca que su cariño es sincero y que desearía la misma sinceridad para con él. Doña Irene acaba impidiendo que la niña declare que no desea casarse con el caballero, chantajeándole con el cariño materno-filial.

En la escena séptima del acto segundo y tras una advertencia de Rita, el militar Don Carlos y Doña Francisca se encuentran, adquiriendo tintes la comedia de drama romántico. Los amantes se vuelven a declarar su mutuo amor y Don Carlos dice, ante el llanto de la muchacha, que la va a defender ante todo el mundo. Don Carlos se queda con Calamocha y Rita, y ve aparecer a Simón, extrañados de su presencia. Al salir Don Diego de su cuarto, Don Carlos se turba y se aparta. Don Diego le descubre y le pregunta qué hace en la posada. Don Carlos no le dice la verdad. Don Diego le dice que tiene que volver con su ejército a Zaragoza inmediatamente ya que no puede desatender sus obligaciones de mando militar y le echa de la posada ordenándole que no pase la noche bajo ese techo. Se despiden tío y sobrino. Cuando Rita le cuenta a Doña Francisca que Don Félix y su criado se han ido, la muchacha se siente engañada por el teniente y llora desconsolada.

De noche, Don Diego no puede dormir y sale a la sala de la posada donde se encuentra durmiendo Simón. Éste se despierta y ambos oyen una serenata de amor. Alguien ha tirado a Doña Francisca una carta, pero quien la coge es Simón y se la entrega a su amo, que ya sospecha que es de un amante de Doña Paquita, por lo que se siente herido y celoso. Sale Rita a buscar el papel que el amante callejero ha tirado a Doña Paquita pero halla a Simón y disimula. Rita le comunica a Doña Francisca que no ha podido hacerse con la carta y la muchacha vuelve a entristecerse, creyendo que Don Félix (Don Carlos) la ha abandonado.

Posteriormente Don Diego y Doña Paquita se encuentran en la salita. Don Diego, sabedor de que otro la pretende, le comenta a la muchacha que la nota abatida e inquieta y le pide que se sincere con él, pero ella le dice que ni otro hombre le pretende ni que prefiera la vida del convento. Don Diego le dice que ve señas en su actitud que le indican que la muchacha no se alegra de la unión entre ambos. Es aquí cuando Don Diego hace una declamación contra la educación que reciben las muchachas de la época para que callen, y con ello, mientan sobre sus verdaderas pasiones e inquietudes'. Le pide a la muchacha que se calme y vaya con su madre.

En la escena décima del tercer acto, Simón ha ido a buscar a Don Carlos y lo trae ante su tío. Don Diego le pide a su sobrino que le cuente todas las circunstancias de su relación con Doña Paquita. Éste lo hace y sabemos entonces que el nombre de Don Félix que adopta Don Carlos en su relación con la muchacha provenía de algunas obras de Calderón de la Barca (Don Félix de Toledo). También narra Don Carlos que con ese nombre estuvo cortejando a la muchacha durante 3 meses, hasta que se tuvo que ir, dejándola desmayada de amor. Le confiesa a su tío que ahora ha venido a por la muchacha y le pide consentimiento para tomarla como esposa. Es cuando Don Diego le cuenta a su sobrino que ya está comprometido con Doña Paquita pues él también la ama y ha de ser suya. Don Carlos, le dice a su tío que ella se casará con éste pero que nunca le amará pues Doña Paquita sólo ama al joven soldado. Después Don Carlos comenta que se marcha de nuevo a la milicia donde entrará en guerra, para estar apartado de ellos y dejarlos vivir en paz. Don Diego le impide que se vaya. En la siguiente escena Don Diego le cuenta a Doña Irene que su hija está enamorada, pero no de él. Doña Irene toda alterada, cree que Don Diego pretende librarse de la chiquilla y no hacer frente a su compromiso, por eso pide a su hija que declare la verdad y ésta confiesa que ama a otro hombre. En la escena decimotercera se produce el desenlace: Ya amanece. Don Diego le explica a Doña Irene que a quien en realidad ama su hija es a Don Carlos, su sobrino y que él bendice esa unión y los frutos (hijos) de la misma, de forma que Doña Francisquita y Don Carlos ya no tienen impedimento para formalizar su relación.


Personajes de El sí de las niñas

Al igual que la comedia de la que proceden, los personajes de El sí de las niñas gozaron del conocimiento y predilección del público desde prácticamente su estreno. Algunos de estos personajes encarnan la madurez y la responsabilidad (Don Diego), otros el amor que se impone a cualquier fuerza humana (Don Carlos y Doña Francisca), y otros simbolizan el humor (Doña Irene) o lo popular (criados). Veamos el elenco de personajes de El sí de las niñas:


Don Diego

Tiene 59 años en el momento de la escena. Hombre adinerado que desea casarse con Doña Francisca (Paquita). No aspira a que la muchacha le quiera como la ama él, sino a que le tenga un cariño sincero. En un primer momento defiende su derecho a casarse con Doña Francisca ante su sobrino Don Carlos y le impone el deber de obediencia para que acate su decisión y vuelva a la milicia, en Zaragoza. Pero cuando comprende que Doña Francisquita y Don Carlos se aman recíprocamente, se percata de que no puede oponerse a esa relación. Maldice la educación que reciben los muchachos de la época que les impide expresarse abiertamente por temor, obediencia o buenas costumbre, y con ello perjudican muchos matrimonios y uniones.


Don Carlos

Sobrino de Don Diego. Descrito por Simón como "mozo de talento, instruido, excelente soldado, amabilísimo por todas sus circunstancias". Es teniente del ejército y fue un héroe de guerra. Para la eficacia del enredo, Don Carlos es llamado Don Félix por Rita y Doña Paquita, ya que con ese nombre es como lo conocieron cuando éste caballero cortejaba a la muchacha en Zaragoza. Ama realmente a Doña Francisquita y acude a la posada para impedir la unión de la muchacha con un hombre maduro y adinerado que resulta ser su tío. Al conocer esta circunstancia las reglas de honor y obediencia a su tío, decide retirarse y dejar que se celebren los esponsales, pero Don Diego se da cuenta de que el amor entre estos amantes es cierto y bendice su unión. Destaca la actitud final de Don Carlos, de rebeldía contra las normas y convencionalismos sociales, al intentar defender a Doña Paquita frente a todo y frente a todos.


Doña Irene

Madre de Doña Francisca (Paquita). Don Diego la describe como "muy vanidosa y remilgada, siempre hablando de su familia y sus ancestros". Había dilapidado el dinero que le dejó su difunto marido y su esperanza para la vejez era casar a su hija con el pudiente Don Diego. Interviene siempre en las conversaciones entre Don Diego y Doña Paquita para impedir que ésta declare que no quiere realmente al maduro caballero. En realidad, es un personaje cómico por sus ocurrencias e intervenciones, que son las que dan un poco de brío a la escena.


Doña Francisca

Hija de Doña Irene, prometida de Don Diego y amante de Don Carlos. Estudia interna en un colegio de monjas hasta que Doña Irene y Rita van a buscarla para presentarla a Don Diego, en Alcalá de Henares. Ella no ambiciona las riquezas de Don Diego, como su madre, sino que sólo anhela el amor de Don Carlos, sin saber que éste es sobrino del maduro caballero con el que la quiere casar su madre.


Rita

Es la criada o asistenta de Doña Irene y Doña Paquita. Había actuado en Zaragoza como celestina para Doña Paquita, y concertaba los encuentros a hurtadillas de ésta con Don Félix (en realidad Don Carlos). Es deslenguada y algo pícara, aspecto que más se muestra en su relación con Calamocha.


Simón

Criado de Don Diego. Le sorprende la decisión de su amo de casarse con una muchacha mucho más joven que él, y aunque dialoga con él sobre el tema, respeta su autoridad.


Calamocha

Asistente o criado de Don Carlos. Bribonea con Rita, la criada de Doña Irene y Doña Paquita.


Comentario de El sí de las niñas

La obra "El sí de las niñas", escrita por Leandro Fernández de Moratín pertenece al género literario Teatro. Es una comedia dramática, una comedia de enredo con una moraleja o enseñanza, realizada principalmente para el entretenimiento del público pero con un mensaje pedagógico sobre lo funesto de educar a los hijos callando sus verdaderos sentimientos y sujetándolos a la obediencia estricta de sus progenitores. Sobre todo critica la práctica frecuente de la época de concertar matrimonios de conveniencia sin que los cónyuges apenas se conozcan o no se amen.

La comedia "El sí de las niñas" está estructurada en tres actos. El primer acto consta de nueve escenas, el segundo acto tiene dieciséis escenas y el tercer acto tiene trece escenas. Cada escena tiene duración distinta y desigual. Por otra parte cada acto responde a las categorías clásicas de planteamiento, nudo y desenlace. "El sí de las niñas" comienza con una Advertencia del autor a modo de prefacio o prólogo donde expone la fecha del estreno de la obra y del éxito que gozó entre el público,

El texto, realizado en el auge del movimiento denominado Neoclasicismo, es fiel como las comedias griegas y latinas a los principios de unidad de acción, de espacio y de tiempo. Así, en "El sí de las niñas" la acción se desarrolla en un único escenario, "una sala de paso con cuatro puertas de habitaciones para huéspedes de una posada de Alcalá de Henares". El transcurso de esta acción se produce ininterrumpidamente entre el anochecer de un día en esta posada y el amanecer de la jornada siguiente. No hay más saltos en el tiempo que los que sirven para situar al público en la trama de hechos que acontecieron en otro momento y en otro lugar, y dichos momentos no suceden en la escena sino que son narrados por los personajes.

Otra de las características del teatro neoclásico es el abandono del verso barroco. Los diálogos son construidos en lenguaje prosaico de la época, sencillo y fácil de entender en el tiempo actual. Se puede hacer cierta distinción entre lenguaje culto o más refinado utilizado por Don Diego y los amantes, Don Carlos y Doña Paquita, y un lenguaje más popular salpicado de referencias o notas cómicas utilizado por Doña Irene y por los criados de los personajes. Las anotaciones del autor son minimalistas y las justas para situar actitudes de los personajes o la situación física de la escena misma.

El tema central de "El sí de las niñas" es la libertad. Pero no en un sentido político. Se trata de la libertad del individuo para romper los prejuicios morales o normativos que impedían el pleno desarrollo de su personalidad. El convencionalismo de que los hijos deben acatar la autoridad de los padres en lo que se refería al matrimonio estaba respaldado por una Orden Real de Carlos III que era de obligado cumplimiento. El final feliz de los amantes unidos parece ser la expresión contenida de un deseo del autor por superar esas trabas y la declamación de Don Diego sobre los funestos perjuicios de una educación encaminada a acallar los verdaderos deseos de los jóvenes en lo que a asuntos de amor se refiere, se confirma como el eje temático de "El sí de las niñas".

En ese mismo contexto el autor pretende criticar las uniones o matrimonios desiguales, concertados por motivos económicos, sin que intervenga ninguna querencia ni pasión.

Ficha

título
El sí de las niñas
año de publicación
1806
idioma
Español
ISBN
9788470396038
género
Teatro
subgénero
Comedia
temática
Neoclasicismo, Comedia neoclásica, Educación de la juventud, Prejuicios sociales, Matrimonios de conveniencia, Uniones desiguales.
publicidad

Comparte y valora

Enlaces relacionados

Así empieza...

cita

Sale DON DIEGO de su cuarto. SIMÓN, que está sentado en una silla, se levanta.)DON DIEGO. ¿No han venido todavía? SIMÓN. No, señor.

Citas

cita

"¡Qué bobería! Desengáñese usted, señorita. Con los hombres y las mujeres sucede lo mismo que con los melones de Añover. Hay de todo; la dificultad está en saber escogerlos

Acto I - Escena IX

cita

Pues ¿cuántas veces vemos matrimonios infelices, uniones monstruosas, verificadas solamente porque un padre tonto se metió a mandar lo que no debiera?... ¿Cuántas veces una desdichada mujer halla anticipada la muerte en el encierro de un claustro, porque su madre o su tío se empeñaron en regalar a Dios lo que Dios no quería?

Acto II - Escena V

cita

Ve aquí los frutos de la educación. Esto es lo que se llama criar bien a una niña: enseñarla a que desmienta y oculte las pasiones más inocentes con una pérfida disimulación. Las juzgan honestas luego que las ven instruidas en el arte de callar y mentir. Se obstinan en que el temperamento, la edad ni el genio no han de tener influencia alguna en sus inclinaciones, o en que su voluntad ha de torcerse al capricho de quien las gobierna. Todo se las permite, menos la sinceridad.

Acto III - Escena VIII

cita

Él y su hija de usted estaban locos de amor, mientras que usted y las tías fundaban castillos en el aire, y me llenaban la cabeza de ilusiones, que han desaparecido como un sueño... Esto resulta del abuso de la autoridad, de la opresión que la juventud padece; estas son las seguridades que dan los padres y los tutores, y esto lo que se debe fiar en el sí de las niñas...

Acto III - Escena XIII