1984

George Orwell


Introducción a 1984

1984 (publicada el 8 de junio de 1949 bajo el título original de Nineteen Eighty-Four) es una novela de ficción distópica que examina los peligros del autoritarismo.

Supone una crítica a los sistemas de gobierno totalitarios, especialmente al comunismo stalinista, y al uso de técnicas de control social para anular las libertades del individuo, introduciendo los conceptos del omnipresente y vigilante Gran Hermano, de la policía del pensamiento y de la neolengua, adaptación del inglés en la que se reduce y se transforma el léxico con fines represivos. Se considera uno de los libros más influyentes del siglo XX.

Esta obra se suele incluir dentro de las novelas distópicas, junto con "Un mundo feliz" (1932), de Aldous Huxley, y "Fahrenheit 451" (1953) de Ray Bradbury, donde se describen sociedades opresivas y cerradas sobre sí mismas, generalmente bajo el control de un gobierno autoritario, pero que son presentadas a los ciudadanos de a pie como utopías. Estas sociedades se conocen por el nombre de anti-utopías o distopías.

En 1984 el mundo está dominado por el falseamiento de la realidad mediante el control de los medios de comunicación y del lenguaje, y por el uso de la violencia como herramienta de control social. Tema frecuente en las distopías, también se trata la lucha del individuo contra una sociedad injusta, cuyos intentos por evitar ser asimilado y derrotado por ésta están condenados al fracaso.

George Orwell reflejó en "1984" los cambios sociales y políticos vividos en Estados Unidos y Europa en la primera mitad del siglo XX, en especial los efectos de la Segunda Guerra mundial y el ascenso de los totalitarismos.

El gobierno del Gran Hermano tiene elementos del comunismo estalinista, del comunismo maoísta chino, y también del nazismo o cualquier otra forma de fascismo, pero los paralelismos con el gobierno stalinista son claros, con elementos tales como la revolución traicionada, la suminión de los individuos al partido, la existencia de campos de concentración o gulags y el uso de la propaganda.

En muchos aspectos, la Oceanía de la novela representa al futuro Imperio británico, con su énfasis en la potencia naval y la defensa de la India, y refleja el rechazo del propio Orwell al Imperialismo británico.

Esta novela fue escrita en una época donde los avances tecnológicos hicieron reflexionar a varios autores sobre los peligros del uso por parte de los gobiernos de nuevos sistemas de control social, como es el caso de las drogas de diseño en "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, o las sofisticadas redes de espionaje en "1984".

1984 es una de las novelas de ficción distópica más citadas y famosas de la literatura. Ha sido traducida a 15 idiomas y ha tenido una gran influencia en el lenguaje, convirtiéndose algunos de sus términos en expresiones de uso común sobre privacidad y control gubernamental, como "El Gran Hermano te vigila" o el término "orwelliano" que designa acciones u organizaciones que recuerdan a la socieda totalitaria descrita en la novela.

El libro ha sido llevado al cine en varias ocasiones, siendo la más conocida la adaptación realizada por Michael Radford en 1984 con John Hurt como Winston Smith, y Richard Burton como O'Brien.


Resumen del argumento de 1984

1984

El mundo en 1984 está dividido en tres grandes superpotencias: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental, que se encuentran en un estado de guerra permanente.

La novela transcurre en una futura Inglaterra, que pertenece a Oceanía, donde la sociedad se divide en dos grupos, los miembros del Partido Único (también llamado Ingsoc, o Socialismo Inglés), que viven bajo una fuerte represión y por otro lado los proles, la masa de gente considerada inferior, que vive aislada de la política.

El protagonista de la novela, Winston Smith es un funcionario del Departamento de Registro del Ministerio de la Verdad, que irónicamente se encarga de falsear la realidad y manipular la opinión pública, alterando la prensa de manera que las noticias que no gusten al partido se sustituyan por otras, adecuadas al discurso oficial. Es miembro de la clase inferior del Partido, lejos de la clase superior (El Partido Interior) cuyo máximo dirigente se conoce como Gran Hermano.

En esta sociedad, lo que el partido decide que no existe, se considera que nunca ha existido. La facultad de cambiar la realidad según lo que dice el partido se conoce como doblepensar, facultad que se expresa en el uso de la llamada neolengua, un lenguaje artificial creado por el partido con el que pretenden que, al prescindir de determinadas palabras, se elimine también su concepto.

De este modo, el Partido aspira a controlar los pensamientos de sus miembros, para así evitar el mayor delito en la sociedad de Oceanía el crimental, o crimen mental, el delito de pensamiento opuesto a las directivas del Partido, y que provoca la eliminación (tanto física como social) de los que lo cometen: las personas que caen en desgracia a los ojos del partido dejan de existir y pasan a llamarse nopersonas.

El crimental es vigilado por la llamada policía del pensamiento, que mantiene sofísticados sistemas de vigilancia mediante telepantallas y escuchas sobre los ciudadanos, así como redes sociales de delatores.
No existe la intimidad y todos los actos solitarios se consideran antisociales y delictivos.

En 1984 se gobierna a través de los siguientes ministerios:
El Ministerio de la Verdad (Miniver en neolengua): Se encarga de manipular o destruir los documentos históricos para que se adapten a la versión oficial del partido.
El Ministerio de la Abundancia (Minindancia): Se encarga de mantener a la población en un estado permanente de pobreza.
El Ministerio de la Paz (Minipax): Se encarga de asuntos de guerra y de que ésta sea permanente.
El Ministerio del Amor (Minimor): Se encarga de administrar los castigos y torturas a la población.

La sumisión al partido se manifiesta en el acatamiento de sus tres grandes slóganes:

La guerra es la paz.
La libertad es la esclavitud.
La ignorancia es la fuerza.

Estas tres consignas constituyen el resumen del pensamiento del Ingsoc: la paz se alcanzará mediante la guerra con las otras dos potencias, hasta que Oceanía triunfe. La sumisión al Partido es la única manera de ser libre. Y la ignorancia impide caer en el crimental.

En esta sociedad también la libertad sexual está restringida, y solo se considera aceptable como medio de reproducción y dentro de los matrimonios autorizados por el partido. En contraposición al amor se fomenta el odio, al enemigo, al extranjero, a los disidentes y sobre todo a Enmanuel Goldstein, enemigo oficial del partido y traidor al Ingsoc que se vendió a las potencias extranjeras. Se expresa en los llamados dos minutos de odio, donde diariamente todos los buenos ciudadanos expresan su odio hacia Goldstein.

Pero Wiston comienza a tener dudas sobre su cometido en manipular la verdad, y empieza un diario a escondidas de las telepantallas. Se da cuenta de que está cometiendo crimental y de que odia al Partido y al Gran Hermano. Pero piensa que hay otras personas que lo odian también, como O'Brien, un destacado miembro del Partido Interior, del que está convencido que forma parte de La Hermandad una supuesta organización secreta contraria al Partido.

Así transcurre la primera parte del libro, donde Wiston se plantea la lucha contra el Gran Hermano, y el papel en ésta de los proles, la masa social no condicionada por el partido. Recuerda líneas sueltas de una canción de su infancia, que convertirá en el símbolo de su individualidad y de su rebeldía. Esta rebeldía lo lleva a alquilar una habitación en un barrio proletario lejos de la vigilancia de las telepantallas.

Tras la toma de conciencia, en la segunda parte del libro pasa a la acción y comienza una relación clandestina con Julia, miembro del partido y de la Liga Juvenil Anti-Sex, que fomenta la castidad. Irónicamente, Julia se rebela ante el partido buscando la libertad sexual. Wiston (que estaba casado con Katharine, prototipo de mujer entregada al Partido, condicionada para considerar el sexo una abominación), encuentra en Julia una amante y una aliada en su rebelión. En ese momento entra en escena O'Brien representando a La Hermandad, la sociedad secreta que sigue a Emmanuel Goldstein y con la que esperan destruir al Partido.

Wiston y Julia juran fidelidad a esta organización, y leen el tratado de la rebelión escrito por Goldstein: Teoría y práctica del colectivismo oligárquico. También juran que nunca se traicionarán. Sin embargo, O'Brien solamente les está tendiendo una trampa. Su único objetivo desde el principio es que ambos transgredan los principios de la sociedad de Oceanía, para castigarles y reeducarles en la doctrina del partido.

En la tercera parte del libro se describe como Wiston y Julia son detenidos y encarcelados por el propio O'Brien, comisario de la Policía del Pensamiento.
Wiston es llevado al Ministerio del Amor donde sufre terribles torturas y vejaciones en la temible habitación 101, hasta que finalmente su voluntad es derrotada, y está dispuesto a creer y confiar ciegamente en el Partido.

Tras meses de sufrimiento, y cuando confiesa a O'Brien que prefiere traicionar a Julia y que la torturen en su lugar antes que soportar más dolor, O'Brien le considera capacitado para volver a aceptar plenamente las ideas del Partido y le devuelve a la sociedad. Tiempo después Wiston se encuentra con Julia, que ha sufrido exactamente el mismo proceso que él y también ha sido reintegrada a la sociedad. Se confiensan mutuamente su traición, pero ya no tienen nada más que decirse.

El libro termina con Wiston totalmente reeducado según la disciplina de Partido, considerando su anteriores ideas de rebelión absurdas y dedicando su último pensamiento a amar al Gran Hermano por encima de todo.


Personajes de 1984

Los personajes principales de esta novela de aventuras son los siguientes:


Winston Smith

Es el personaje principal. Es miembro del partido y trabajador en el Ministerio de la verdad. Tras años colaborando con el gobierno, empieza a rebelarse y comienza una relación no permitida con Julia, una compañera de partido. La confianza que pone en el personaje de O'Brien y su propia debilidad le llevan al fracaso y a ser detenido y torturado, pero su capacidad de confiar y su fallos le convierten en una personaje humano y heroico en un mundo basado en el engaño y la mentira.


O’Brien

O'Brien es la personificación del Gran hermano. Miembro importante en la jerarquía del partido, se hace amigo de Wiston y finge reclutarlo para La Hermandad. Sin embargo, cuando la Policía del pensamiento detiene a Wiston, O'Brien se revela como su torturador. A pesar del terrible sufrimiento que le provoca, Wiston le sigue admirando y se refiere a él como padre , maestro y confesor.


Julia

Es una joven del partido que utiliza el sexo como forma de rebelión, ya que está prohibido fuera del matrimonio. Su relación con Wiston comienza como forma de protesta política contra el estado, pero ambos acaban desarrollando un fuerte vínculo, e intentan unirse juntos a La Hermandad. Sin embargo, al final ambos sucumben a las torturas de O'Brien y se traicionan mutuamente.


Mr. Charrington

Es el encargado de la tienda de segunda mano que alquila una habitación a Wiston y Julia para sus encuentros. Aparentemente inofensivo, finalmente resulta ser un miembro de la Policía del Pensamiento, y les entrega al partido para ser detenidos y torturados.


Comentario a 1984

1984 pertenece al género literario de la narrativa, y se suele incluir en el subgénero de novela de ciencia ficción distópica, aunque también se considera una novela política.

Consta de tres partes, la primera de siete capítulos, la segunda de diez, y la tercera de siete, más un apéndice, "Los principios de la neolengua". En la primera parte se narra la toma de conciencia del protagonista frente al mundo dominado por el Gran Hermano y el Partido. En la segunda comienza la relación entre Wiston y Julia y la rebelión de ambos. En la tercera se narra la destrucción moral y física del protagonista tras ser descubierto.

George Orwell utiliza una prosa realista y aséptica a lo largo de toda la novela, incluso la recreación de pasajes violentos como las escenas de tortura están narrados de forma fría y objetiva, aumentando la sensación de horror que producen las descripciones.

Es destacable que el libro está narrado en tercera persona desde el punto de vista de Wiston, pero en el apéndice, George Orwell pasa a la tercera persona neutra, por lo que algunos autores lo consideran una narración posterior a los acontecimientos del libro, tras la teórica destrucción del partido, resultando en un final más esperanzador.

Se considera que la novela tiene un marcado caracter pedagógico al advertir los riesgos que entraña la concentración de poder en unas pocas manos y cómo debe adoptarse una postura ética para evitar tales situaciones.

Ficha

título
1984
título original
Nineteen Eighty-Four
año de publicación
1949
idioma
Inglés
ISBN
9788467024777
género
Narrativa
subgénero
Novela
temática
Totalitarismo, Autoritarismo, Ficción distópica, Represión, Libertad, .
publicidad

Comparte y valora

Así empieza...

cita

Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las 13. Wiston Smith, con la barbilla clavada en el pecho en su esfuerzo por burlar el molestísimo viento, se deslizó rápidamente por entre las puertas de cristal de las Casas de la Victoria, aunque no con la suficiente rapidéz para evitar que una ráfaga polvorienta se colara con él. El vestíbulo olía a legumbres cocidas y a esteras viejas. Al fondo, un cartel de colores, demasiado grande para hallarse en un interior, estaba pegado a la pared. Representaba sólo un enorme rostro de más de un metro de anchura: la cara de un hombre de unos cuarenta y cinco años con un gran bigote negro y facciones hermosas y endurecidas.

Citas

cita

Todos los matrimonios entre miembros del Partido tenían que ser aprobados por un comité nombrado con este fin y -aunque al principio nunca fue establecido de un modo explícito- siempre se negaba el permiso si la pareja daba la impresión de hallarse fisicamente atraída entre sí.

Parte primera. Capítulo VI

cita

En cierto modo, Julia era menos susceptible que Wiston a la propaganda del Partido. Una vez se refirió él a la guerra contra Eurasia y se quedó asombrado cuando cuando ella, sin concederle importancia a la cosa, dio por cierto que no había tal guerra. Casi con toda seguridad, las bombas que caían diariamente sobre Londres eran lanzadas por el mismo gobierno de Oceanía sólo para que la gente estuviera siempre asustada. A wiston nunca se le había ocurrido eso.

Parte segunda. Capítulo V

cita

- Hay una consigna del Partido sobre el control del pasado. Repítela, Wiston, por favor. - El que controla el pasado controla el futuro; y el que controla el presente, controla el pasado - repitió Winston, obediente.

Parte tercera. Capítulo II

cita

- "Dime" - murmuró Winston -", ¿cuando me matarán?" -"A lo mejor, tardan aún mucho tiempo" - respondió O'Brein" - . Eres un caso difícil. Pero no pierdas la esperanza. Todos se curan antes o después. Al final, te mataremos."

Parte tercera. Capítulo III

cita

Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro, figúrate una bota aplastando un rostro humano... incesantemente.

Parte tercera. Capítulo III