Rebelión en la granja

George Orwell


Introducción a Rebelión en la granja

Rebelión en la granja (título original en inglés: Animal farm) es una fábula satírica escrita por George Orwell en 1945 acerca de una granja donde los animales toman el poder y forman su propio gobierno, que acabará convirtiéndose en una tiranía brutal.
Se considera una crítica velada de la Revolución Rusa y a la corrupción del socialismo soviético en los tiempos de Stalin.

El tema principal de la obra es el abuso de poder, y cómo este corrompe a los que lo poseen, llevando a la avaricia, la discriminación y la traición. Así, los cerdos de Rebelión en la granja usan su poder para manipular y engañar a los otros animales y afianzar su dominio sobre ellos.

Rebelión en la granja supone también una fuerte critica al gobierno de la URSS y generalmente se considera una fábula que describe los fallos del comunismo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el respeto hacia el comunismo ruso como forma de gobierno había crecido considerablemente, y George Orwell trató de mostrar a través de su libro que Rusia no era una sociedad socialista verdadera, sino una tiranía despiadada.

A pesar de ello, dado el caracter abierto y universal de su mensaje , la fábula transciende ese marco y resulta una crítica efectiva a la corrupción que supone el abuso de poder en cualquier sociedad.

Aborda también la crítica contra los totalitarismos de cualquier especie (tema frecuente en las obras de George Orwell) y examina los desplazamientos y manipulaciones que sufre la verdad histórica en los momentos de transformación política.

Otro tema frecuente en la obra de George Orwell y que va a estar presente en Rebelión en la granja es el uso de la fuerza y la violencia como medio de control social, como se puede ver en el capítulo VII del libro, donde se describen las persecuciones y el exterminio de la oposición interna dentro de la granja.

Es importante conocer los acontecimientos históricos que rodearon al establecimiento de la URSS para poder apreciar la sátira que hace George Orwell sobre la degeneración de la Revolución rusa en tiranía y sus protagonistas.

En 1917 se inicia la llamada Revolución Rusa que llevó a la caída del gobierno del Zar Nicolás II, y al establecimiento del comunismo en Rusia (la cual pasó a denominarse Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o URRS a partir de 1922). Este régimen duró hasta 1991.

Líderes de la Revolución fueron Vladímir Ilich Uliánov (más conocido como Lenin) y León Trotsky, que tomaron el poder mediante las armas, y establecieron un Estado obrero, bajo la dictadura del proletariado, basado en los ideales del Marxismo y la eliminación de la propiedad privada.

Sin embargo, tras la muerte de Lenin, Iósif Stalin asumió el control de la URSS y del Partido Comunista de la Unión Soviética estableciendo un modelo de reformas desde arriba y de "socialismo en un solo país" en detrimento de la teoría de la revolución permanente de Trotsky .
Esto significó un sistema de purgas políticas, y León Trotsky, sus simpatizantes, y otros comunistas democráticos y anarquistas, fueron perseguidos, encarcelados y asesinados.

George Orwell conocía de cerca el partido comunista y sus doctrinas y sabía lo que estaba pasando en Rusia. Sin embargo, en aquella época las críticas al comunismo soviético no eran populares, ya que la URSS se consideraba un bastión contra el nazismo, y mantenía buenas relaciones con el gobierno inglés.

Rebelión en la granja fue escrita durante la Segunda Guerra Mundial, se publicó en 1945, pero no comenzó a ser conocida por el público hasta finales de los años 50.
Tuvo en su tiempo numerosos problemas de crítica y censura, ya que por aquella época Inglaterra era aliada de la Unión Soviética, y la despiadada crítica al gobierno de Stalin que suponía el libro no gustó al gobierno inglés que no quería tensiones con Rusia.

Rebelión en la granja se considera una de las novelas más importantes del siglo XX. Ha sido traducida a quince idiomas y fue elegida entre las 100 mejores novelas en habla inglesa por la revista Time, además de ganar de forma retrospectiva el premio Hugo de literatura fantástica en 1996.

La obra ha sido adaptada en dos ocasiones. En 1954 se realizó una versión animada británica dirigida por Halas and Batchelor, y en 1999 se realizó una película para televisión con imagen real, dirigida por Joseph Stephenson.


Resumen del argumento de Rebelión en la granja

Rebelión en la granja

El libro cuenta la historia de la granja Manor cuyo dueño, el señor Jones, es aficionado a la bebida y descuida a los animales.

Estos se reúnen a escuchar el discurso del que consideran el animal más sabio de la granja, el cerdo Viejo Mayor.

Mayor les habla de su sueño de libertad donde todos los animales serán iguales y tendrán los mismos derechos y les dice que para conseguir ese sueño, deben librarse del yugo opresor de los humanos.

En su discurso, Mayor les enseña una vieja canción de su infancia, "Bestias de Inglaterra" que habla de un mundo en que los animales son libres, y no tienen que trabajar para los humanos.
En ese mundo los animales disfrutan del fruto de su trabajo, y si hay abundancia, es para todos, y ya no pasarían hambre ni frío.

Después del discurso, los cerdos hacen una votación, donde deciden que todos los animales son amigos, y el hombre, enemigo.

Un día, después de que el señor Jones deje de darles de comer, los animales se rebelan y hay una pelea en la granja.
Dirigidos por dos cerdos jóvenes Snowball y Napoleón, los animales ganan y expulsan al granjero Jones y a sus empleados de la granja. Sin embargo, el Viejo Mayor muere antes de ver el triunfo.

Tras la victoria, los animales se organizan bajo las ideas del Viejo Mayor, a las que llaman "Animalismo" y los cerdos se establecen como líderes.
Aprenden a leer y a escribir y cambian el letrero de la granja por el de Granja de los animales. En la pared escriben las siete reglas que estableció el Viejo Major antes de morir, y que consideran los siete mandamientos de la granja:

Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
Todo lo que camina sobre cuatro patas, o tenga alas, es un amigo.
Ningún animal usará ropa.
Ningún animal dormirá en una cama.
Ningún animal beberá alcohol.
Ningún animal matará a otro animal.
Todos los animales son iguales.

Al princicipio todo funciona mejor que antes. Los animales trabajan más porque no están esclavizados, saben que disfrutarán del los frutos de su trabajo y tienen una buena cosecha.
Sin embargo, pronto empiezan los problemas con los cerdos, que se han autoerigido los líderes y empiezan a abusar de su poder. Se quedan con lo mejor de la cosecha y se comen todas las manzanas y la leche, diciendo que las necesitan para pensar.

Entonces se produce un ataque a la granja por parte del señor Jones, que quiere recuperarla. Los animales se defienden, y detienen el ataque. Boxer, el fuerte caballo de tiro, y Snowball reciben medallas por su valentía en la batalla.

Sin embargo, pronto comienzan las peleas por el poder entre Napoleón y Snowball.

Por un lado, Snowball quiere construir un molino de viento para que haya electricidad en la granja. Napoleón se opone y durante la reunión que organiza Snowball para explicar su plan a los otros animales, Napoleón, que ha criado a los perros de la granja para obedecerle, los lanza sobre él con la intención de matarle, aunque Snowball logra escapar y huye de la granja.

En el siguiente año, Napoleón se convierte en un auténtico dictador, utilizando a los perros como su policía personal contra todo el que se le oponga, y rompiendo cada vez más los mandamientos que iniciaron la revolución.
Ordena construir el molino de viento que inventó Snowball, y cuando una tormenta lo destruye, hace responsable a Snowball y le culpa de lo sucedido delante de todos los animales, acusándole de traidor.
Napoleón ordena reconstruir de nuevo el molino, tarea en la que resulta fundamental el caballo Boxer y su fuerza.

La tiranía de Napoleón aumenta hasta el punto de forzar a animales inocentes a "confesar" falsos delitos de traición y hacer que sus perros los maten delante de toda la granja. Después él y los otros cerdos comienzan a dormir en camas y a beber alcohol.
Los mandamientos empiezan a ser modificados para justificar el comportamiento de los cerdos, así "Ningún animal beberá alcohol" se convierte en "Ningún animal beberá alcoho en exceso".

Después de que el molino esté terminado, la granja sufre un ataque por parte del granjero vecino Frederick, con el que Napoleón había estado comerciando.
Los animales ganan la batalla, pero el molino es nuevamente destruido.
Boxer ofrece de nuevo su fuerza para construir de nuevo el molino, pero el trabajo agotador al que se somete le provoca un colapso y, finalmente, el excesivo esfuerzo que ha realizado le provoca la muerte.
Napoleón decide entonces venderlo a una fábrica donde fabricarán pegamento con su cadaver. Ante las protestas indignadas de los otros animales, el cerdo Squealer, portavoz de Napoleón les cuenta que Boxer fue llevado a una clínica veterinaria donde murió pacíficamente, y todos deciden creerle.

Los años pasan y la Granja de los Animales se expande con la compra de Napoleón de dos campos a otro granjero vecino, Pilkington. Sin embargo la vida para los animales que no sean cerdos es cada vez más dura, ya que estos se llevan la mejor comida, y todas las comodidades.

Los cerdos pronto comienzan a andar a dos patas, imitando a los humanos, y llevan ropa humana. Los antiguos mandamientos han desaparecido y se han reducido a una sola ley:

"Todos los animales son iguales, pero unos más iguales que otros"

La novela termina con Pilkington y los cerdos bebiendo en la casa de Jones. Napoleón ha cambiado el nombre de la granja a Granja Manor y juega a las cartas con Pilkinton, ambos intentando hacerse trampas mutuamente.

El resto de animales mira por la ventana, y son incapaces de distinguir a los cerdos de los humanos.


Personajes de Rebelión en la granja

Los personajes principales de esta novela son los siguientes:


Viejo Mayor

Es un cerdo sabio que deseaba un mundo donde los animales vivieran dignamente. La rebelión de los animales se basa en sus ideas, pero muere antes de ver su triunfo.
La figura de Mayor, el lider respetado por todos, se ha asociado frecuentemente con Lenin, con referencias claras en la novela como el relato del desentierro de cráneo de Mayor para su exposición pública, en clara referencia a la momificación y exposición de Lenin.
Su caracter afable y en busca de un mundo más justo también ha hecho que se le relacione con Karl Marx, el ideólogo del comunismo, cuyas ideas de igualdad y defensa del proletariado fueron poco a poco degenerando bajo el gobierno de Stalin.


Snowball

Es el otro aspirante a lider de la granja, brillante, valiente y lleno de proyectos, se le suele comparar con León Trotsky, que lideró al ejército rojo en la URSS, al igual que Snowball lidera a los animales contra el granjero Jones.
De manera semejante a la huida de Snowball de los perros que Napoleón manda tras él, Trotsky sufrió la persecución por parte de la policía de Stalin, acusado de traidor, siendo finalmente asesinado en el exilio.


Napoleón

Es uno de los cerdos, de fuerte personalidad y que tiende a salirse con la suya.
Junto a Snowball lidera la rebelión contra Jones. Después del triunfo de la revolución, comienza a controlar todos los aspectos de la granja hasta que se convierte en un tirano despiadado.
George Orwell le dá, incluido el nombre, todas las características de los dictadores totalitarios, aunque su semejanza con el dictador ruso Stalin es la más clara.
Al igual que él, la falta de brillantez de Napoleón no le impide ser un gran conspirador y tener un caracter fuerte y cruel, que finalmente le llevan al poder. A partir de ahí, como haría Stalin, acomete una serie de medidas de planificación (similares los planes quinquenales en Rusia) de la economía de la granja, personificadas sobre todo en la construcción de un molino (idea de Snowball que Napoleón primero rechaza y después se apropia), y persigue y asesina a los que considera un peligro para su gobierno, como en las tristemente famosas purgas durante el gobierno de Stalin.


Squealer

Uno de los cerdos que se convierte en el lugarteniente y portavoz de Napoleón.
A través del libro se muestra su habilidad para manipular a los demás animales con su convincente retórica.
Representa los mecanismos de propaganda que solía utilizar el gobierno de Stalin, al que, al igual que a Napoleón, se le presentaba como un idealista buscando siempre el bien del pueblo.


Boxer

Un caballo de tiro, trabajor, fuerte y dedicado, que sirve con todo su ser a la revolución de los animales, solo para ser vendido por Napoleón a una fábrica de pegamento tras morir de puro agotamiento trabajando para reconstruir el molino.

Boxer representaría al proletariado de Rusia, los trabajadores que se suponía eran el alma de la revolución y que para George Orwell habrían sido engañados y traicionados por los líderes del partido comunista.


Mollie

Es la yegua que se encargaba de tirar del carro del señor Jones. Presumida y superficial, prefiere lazos y azucar antes que ideas revolucionarias, y finalmente abandona la granja con la promesa de una vida más agradable.

Representa a la clase media de Rusia, que aceptaron los excesos del gobierno con tal de mantener una posición privilegiada.


Clover

Es una yegua de tiro, amiga de Boxer y que intenta ayudarle cuando cae rendido de agotamiento.


Benjamín

Es un burro, amigo de Boxer. Cínico y pesimista, no cree en la Revolución.
Representa a los intelectuales. Se muestra siempre cáustico y muy negativo respecto a las intenciones de los cerdos, pero al final no se opone a ellos y consiente sus excesos.


Los perros

Al principio hay tres perros en la granja, Bluebell, Jessie, y Pincher.
Napoleón se queda con sus cachorros, y los cría y entrena para ser sus perros guardianes.
Los perros de Napoleón representan a la KGB, la policía secreta de Stalin, que utilizó para perseguir y asesinar a la oposición.


Moisés, el cuervo

Era la mascota del señor Jones, y cuenta historias a los animales acerca de una tierra paradisiaca llamada "Monte azucar", al que van los animales cuando mueren, y donde no existe el sufrimiento.
Representa a la religión y sus promesas de un mundo mejor en la otra vida.


Las ovejas y las gallinas

Son la mayoría de la granja y representan al campesinado ruso, el 85% de la población. Se caracterizan por ser estúpidas y totalmente acríticas respecto a las medidas de los cerdos. Aunque no se pueda considerar estúpido al campesinado ruso, sí que es cierto que en su mayoría era una población analbafeta y desideologizada.


El señor Jones

El dueño de la granja Manor, bebedor y descuidado con la granja, es expulsado de la misma por sus propios animales.
Representaría al Zar Nicolás II de Rusia, que, del mismo modo que el granjero Jones tenía dominio completo sobre la granja, se consideraba el lider único de Rusia. En la Revolución de 1917 el pueblo se subleva contra él, culpándole del hambre y la miseria que sufrían y de la destrucción provocada por la 1ª Guerra Mundial.


Frederick y Pilkington

Son los otros granjeros, y representar a Adolf Hitler y a Wiston Churchill, respectivamente. Al igual que los granjeros respetan a la granja de los animales por su prosperidad y fuerza, pero en el fondo la odian, el mundo alrededor de la URSS, admiraba su progreso económico y temían su poder militar, aunque la mayor parte de Europa y EEUU se oponían al comunismo.


Comentario a Rebelión en la granja

Rebelión en la granja pertence al género literario de la Narrativa, y se suele incluir en el subgénero de fábula o alegoría, aunque también se considera una sátira política.

A nivel de fábula la obra posee un marcado caracter pedagógico, y alerta sobre los peligros del abuso de poder. A nivel de sátira, supone una obvia crítica a la Revolución Rusa y a sus protagonistas.

Consta de 10 capítulos, y se puede dividir en dos partes: en la primera se narran las bases de la revolución de los animales, desde la introducción de la ideología libertaria por parte de Mayor hasta la conquista de la granja.
En la segunda parte se muestra el deterioro de las ideas igualitarias del comienzo, y cómo la granja de los animales vuelve lentamente a su estado inicial de tiranía bajo el yugo de los cerdos, y la traición completa de estos a la revolución.

George Orwell utiliza el recurso de usar animales como protagonistas de la historia, mecanismo tradicional de las fábulas para poner distancia entre los acontecimientos reales y los satirizados, y así aprovechar al máximo las posibilidades humorísticas de los personajes (los tiranos son cerdos, los trabajadores ignorantes están representados con un burro, etc.)

Una constante a lo largo de la obra es el uso del humor satírico, resultando cruel y despiadado en la mayoría de las caracterizaciones, así la mayoría de los personajes son risibles, estúpidos y/o malvados, una característica frecuente de los personajes de las sátiras.

Además, la obra supone un claro análisis de la corrupción que engendra el poder, expresado con un lenguaje sencillo y directo, consiguiendo que el mensaje transcienda el caso particular del régimen soviético y sea entendido por todos los lectores, aunque no conozcan la historia de la URSS.

Estas cacterísticas han llevado a que sea un libro frecuentemente utilizado en las escuelas como herramienta educativa.

Ficha

título
Rebelión en la granja
título original
Animal farm
año de publicación
1945
idioma
Inglés
ISBN
9788423337330
género
Narrativa
subgénero
Novela
temática
Sátira, Fábula, Totalitarismo, Autoritarismo, Revolución
publicidad

Comparte y valora

Enlaces relacionados

Así empieza...

cita

"El señor Jones, propietario de la Granja Manor, cerró por la noche los gallineros, pero estaba demasiado borracho para recordar que había dejado abiertas las ventanillas. Con la luz de la linterna danzando de un lado a otro cruzó el patio, se quitó las botas ante la puerta trasera, sirvióse una última copa de cerveza del barril que estaba en la cocina y se fue derecho a la cama, donde ya roncaba la señora Jones."

Citas

cita

Napoleón siempre tiene razón.

Capítulo 5

cita

—¡Fue la escena más conmovedora que jamás haya visto! —expresó Squealer, levantando la pata para enjugar una lágrima—. Estuve al lado de su cama hasta el último instante, y al final, casi demasiado débil para hablar, me susurró que su único pesar era morir antes de haberse terminado el molino. «Adelante, camaradas —murmuró—. Adelante en nombre de la Rebelión. ¡Viva "Granja Animal"! ¡Viva el camarada Napoleón! ¡Napoleón siempre tiene razón!» Ésas fueron sus últimas palabras, camaradas.

Capítulo 9

cita

No había duda de la transformación ocurrida en las caras de los cerdos. Los animales afuera asombrados pasaban su mirada del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo, y nuevamente del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quién era uno y quien otro

Capítulo 10