Diario de Ana Frank

Ana Frank


Introducción al Diario de Ana Frank

El Diario de Ana Frank fue escrito por una niña judía llamada Annelies Marie Frank durante la Segunda Guerra Mundial.

Para hablar del contexto sociopolítico, debemos trasladarnos al año 1933, fecha en la que Adolf Hitler accede se erige sumo canciller de Alemania. A partir de este momento, las medidas contra los judíos empiezan a proliferar. Por este motivo, muchos decidieron emigrar a otros países como Holanda, Suiza, Estados Unidos, etc.

Pero la situación se complica. El 10 de noviembre de 1938 los nacionalsocialistas organizan un pogromo contra los judíos. Arrestan a judíos en sus domicilios, destruyen sus tiendas y sinagogas e incluso asesinan a muchos de ellos. Esta fecha es conocida como la noche de los cristales rotos. Para mucho es la fecha de inicio del Holocausto. Hitler, no contento con su dominio sobre Alemania, Austria y Eslovaquia decide invadir Polonia el 1 de septiembre de 1939, provocando que Gran Bretaña y Francia le declaren la guerra.

Pero el ejército alemán es imparable y en 1940 ya tiene ocupado la mayor parte de la Europa occidental, incluida Holanda. Allí es donde se encuentra la familia Frank que había huido de Alemania en 1933.

A partir de 1942 el gobierno alemán empieza a citar a muchos judíos para enviarlos a campos de trabajo. Como huir de Holanda es prácticamente imposible, muchas familias se ven obligadas a refugiarse en escondites para evitar la deportación, entre ellas, las familias Frank y van Pels.

Así vivieron durante dos duros años. En este tiempo de clandestinidad Ana Frank escribió su famoso diario. En él, reflejó todo lo que le ocurría, hablaba o pensaba hasta el 1 de agosto de 1944. Tres días más tarde, los ocho habitantes de la llamada casa de atrás fueron delatados y detenidos por la Gestapo. No tuvieron tiempo de llevarse casi nada, ni siquiera Ana Frank su diario.

Afortunadamente, una hora más tarde de que esto sucediese, Miep Gies y Bep Voskuijl decidieron ir a recoger todo lo que había quedado en el refugio. Entre las cosas que guardaron estaba el diario de Ana Frank que se encontraba esparcido por el suelo.

Cuando Otto Frank, padre de Ana Frank, volvió del campo de concentración de Auschwitz y una vez que supieron que Ana y Margot no volverían, Miep Gies custodio del Diario de Ana Frank devolvió todo lo que había estado custodiando.

Otto Frank compartió el diario con sus familiares y amigos. Lo transcribió a máquina y lo tradujo al alemán. Pero sus más allegados opinaban que era un documento muy importante y que no debería guardárselo para él. Después de muchas dudas, el señor Frank decidió publicar el diario de su hija en 1947 con el título "Het Achterhuis" (la casa de atrás) en Holanda con la editorial Contact. Aunque no se ha publicado todo lo que Ana Frak escribió, pues su padre consideró que había fragmentos que no eran de interés público.

Desde que se publicó, el Diario de Ana Frank se ha convertido en uno de los testimonios sobre el [[Holocausto más famosos. Fue un best-seller durante muchas semanas en todo el mundo, en especial en Israel, Estados Unidos y Reino Unido y llegó a vender más de 350 millones de ejemplares.

Sin embargo, este éxito no sentó bien a grupos que siguen apoyando el nacionalsocialismo y niegan el Holocausto. Algunos defienden la idea de que el Diario de Ana Frank es falso diciendo: "El Departamento Criminal Federal afirmó que parte del manuscrito había sido escrito con bolígrafo, invento introducido en 1951... La perito calígrafa Minna Becker dictaminó que todos los textos del Diario provenían de una sola caligrafía y que por lo tanto, quien hizo el manuscrito añadió anotaciones con bolígrafo, lo que significa que Ana Frank no pudo ser la autora del diario... Además, David Irving, dice que contrastó dos documentos, uno con la caligrafía auténtica de Ana Frank, correspondiente a las cartas enviadas por ella en esa época, y otro con las anotaciones del diario. Llegó a la conclusión de que ambas caligrafías no eran de la misma persona".

Por su parte, la Fundación Ana Frank niega la veracidad de estos argumentos e incluso han tomado medidas judiciales obteniendo siempre sentencias favorables.

Pero esta no ha sido la única polémica, otra fue el descubrimiento de cinco páginas inéditas en 1998. Éstas contenían descripciones comprometidas de la vida conyugal de los padres de Ana Frank. Además, en esta parte, la joven se mostraba más tolerante con su madre, acusando a Otto Frank de no amarla lo suficiente y de estar obsesionado con un amor prematrimonial.

Estas páginas inéditas fueron custodiadas durante casi veinte años por Cor Suyk, un hombre que trabajó en la Casa de Ana Frank en Ámsterdam. Según su versión, dice que prometió a Otto Frank guardar estas hojas hasta después de su muerte y la de su segunda esposa. Finalmente, decidió venderlas al Estado holandés.

El Instituto Holandés Estatal de Documentación de Guerra (NIOD) al que Otto Frank legó todos los escritos, autentificó dichas páginas y en el año 2001, en la quinta edición del Diario de Ana Frank, se incorporaron por primera las cinco hojas inéditas.


Resumen del Argumento del Diario de Ana Frank

Diario de Ana Frank

El libro Diario de Ana Frank es el diario personal y autobiográfico de Annelies Marie Frank, una niña judía que vivió durante el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial.

El diario fue uno de los regalos que le hicieron por su decimotercer cumpleaños el 12 de junio de 1942. Según Ana Frank, fue el mejor regalo que le hicieron y lo demostró estrenándolo el mismo día escribiendo: "Espero poder confiártelo todo, de un modo como no he podido hacerlo hasta ahora con nadie, y espero que seas un gran apoyo para mí".

Las entradas en el diario van desde el 12 de junio de 1942 hasta el 1 de agosto de 1944, fecha en la que los ocho escondidos fueron delatados y detenidos. En ellas, Ana Frank nos va a hablar abiertamente de sus sentimientos, de sus vivencias en la casa de atrás, de sus compañeros, de sus disputas, etc.

El diario comienza unas semanas antes de que la familia se traslade al refugio, cuando todavía acude a la escuela como cualquier niña. En estas entradas nos va a hablar de sus admiradores, de sus amigas, de las notas, de los profesores, etc.

Sin embargo, menos de un mes después, el 5 de julio de 1942, a causa de la citación que recibe Margot para ir a un campo de trabajo, toda la familia decidió trasladarse al refugio. La coartada fue una nota que dejaron diciendo que habían abandonado el país.

El refugio o la llamada casa de atrás donde se escondieron era un anexo de dos pisos en la parte superior de la empresa Opekta de Otto Frank. Estaba oculto gracias a una estantería giratoria. Durante el tiempo que vivieron allí tuvieron que soportar unas reglas muy estrictas de conducta para evitar que los trabajadores de la oficina los descubrieran. Por ejemplo, debían guardar silencio mientras la empresa estuviese abierta, no podían tirar de la cadena ni abrir el agua hasta que estuvieran solos, etc.

Una semana más tarde de que los Frank se instalasen en la casa de atrás, se les unió la familia van Pels formada por tres miembros: Hermman van Pels, Auguste van Pels y Peter van Pels. Ana Frank no tiene muy buena relación con ellos al principio pues odia que la señora van Pels pretenda educarla y considera a Peter un chico soso y lleno de apatía.

Los primeros meses fueron difíciles para todos. Ana Frank echa de menos su vida en el exterior, a sus amigos, se queja de su mala relación con su madre, con la que discute constantemente, con su hermana Margot y con la Sra. van Pels. En cambio, ensalza la relación con su padre diciendo que es al que más quiere de la familia y que siempre espera de él su aprobación.

En este tiempo, Otto Frank sufre un eccema que le provoca una fiebre muy alta. Esto es un problema serio para todos porque no podían llamar a ningún doctor ni conseguir las medicinas necesarias. A pesar de esto, pudo recuperarse en unas cuantas semanas.

Para pasar el tiempo y que el aburrimiento no se apoderase de ellos, todos estudiaban y leían. Los 'protectores Bep y Kleiman, eran los que les proporcionaban libros y cursos a distancia.

En noviembre, celebraron el diecisiete cumpleaños de Peter y un nuevo inquilino se unió a la casa de atrás. Se llamaba Fritz Pfeffer, un dentista amigo del señor Frank. Debido a esto, Margot se trasladó a la habitación de sus padres y Ana se vio obligada a compartir su habitación con él. Pero los ejercicios matutinos de Pfeffer, los turnos que deben establecer para usar el escritorio y las constantes burlas de éste hacia su diario provocaron que su relación no fuese demasiado buena.

A pesar de estar aislados del mundo exterior, siguen manteniendo sus tradiciones religiosas propias del judaísmo, celebrando el Januka y la fiesta de San Nicolas. Miep y Bep son las que les llevan los regalos. Además, se mantienen informados de los últimos avances de la guerra gracias a la radio y a lo que les cuentan cada día los protectores. De esta forma, Ana Frank en varias entradas nos va contando lo que está sucediendo en ese momento, de las desgracias de la guerra, etc.

En febrero de 1943 el edificio de la empresa Opekta cambia de manos sin previo aviso. Los ocho habitantes de la casa de atrás corren peligro de ser descubiertos cuando el nuevo propietario pide a Kleiman que abra el anexo, pero con la excusa de que no tenía la llave, consigue salvar a sus amigos.

Aunque normalmente la vida en el refugio era monótona y aburrida, en el mes de marzo de 1943 ocurrieron dos acontecimientos que hicieron temblar a todos. Por una parte, la zona en la que están es bombardeada y las ametralladoras y las alarmas resuenan en toda la calle, todos temen por lo que les pueda suceder. Por otro lado, una noche, sobre las ocho, entra un ladrón en el edificio de Opekta que trata de abrir la puerta del anexo. Afortunadamente salieron airosos de ambos sucesos.

Otros problema que se les presentaron durante su estancia en la casa de atrás fueron los problemas de salud: Kleiman tuvo una hemorragia interna a causa de una hernia, Bep tuvo gripe, Ana se quejó de problemas con la vista; las disputas entre Ana Frank y su madre; el señor van Pels con Otto Frank; y la señora van Pels con Edith Frank; la mala alimentación que se basaba en pan duro, espinacas y patatas; las ropas demasiado desgastada; etc. De todas formas, Ana Frank se da cuenta de que esto es mejor que estar sufriendo en un campo de concentración.

Aun así, los problemas no impiden que en junio de 1943 celebren el catorce cumpleaños de Ana Frank. Ésta se sintió muy feliz ante los regalos que recibió: golosinas, un libro y un poema escrito por su padre agradeciéndole su actitud.

Otro de los pasatiempos que tenían los ocho escondidos era imaginar que harían una vez estuviesen por fin libres: "Lo que más anhelan Margot y el señor Van Pels es un baño de agua caliente hasta el cogote, durante por lo menos media hora. La señora Van Pels quisiera irse enseguida a comer pasteles, Pfeffer en lo único que piensa es en su Charlotte, y mamá en ir a algún sitio a tomar café. Papá iría a visitar al señor Voskuijl, Peter se iría al centro y al cine, y yo de tanta gloria no sabría por dónde empezar. Lo que más anhelo es una casa propia, poder moverme libremente y que alguien me ayude a hacer los deberes, o sea: ¡volver al colegio!"

Además, para evitar que el encierro se convirtiera en algo insoportable, Otto Frank decidió establecer unos régimen de actividad y descansos muy estricto.

El año 1944 fue muy difícil, todos estaban sufriendo la convivencia, el aislamiento y la monotonía. Ana Frank se atormentaba con que sus amigas estaban sufriendo y necesitaban su ayuda; y la familia Frank se peleaba continuamente con la familia van Pels. Aun encima, la comida cada vez era peor porque habían detenido a los proveedores de tarjetas falsas de racionamiento y ésta se limitaba a coles y patatas.

Pero Ana Frank por fin consiguió un motivo para romper la monotonía: Peter van Pels. Ella empezó a buscar su compañía y a cambiar su opinión hacia él. Pasaban largas horas hablando sobre sus familias, la situación en la que estaban, de la soledad, etc. Su relación se va estrechando cada día y, al final, ambos terminaron enamorándose. Todo esto no pasó desapercibido por los demás que constantemente les lanzaban algún que otro comentario, incluso Otto Frank advirtió a su hija para que tomase cierta distancia.

En abril de 1944, volvieron a entrar a robar en las oficinas de la empresa. Esta vez Peter, Fritz, Hermann y Otto bajaron para ver lo que ocurría. Justo en ese momento una pareja pasaba por allí y los descubrió. Después de esto, alguien estuvo intentando entrar al refugio e incluso se quedó allí durante unas cuantas horas. Todos pensaron que sería la policía, por lo que permanecieron en completo silencio durante un rato, esperando a que llegase el señor Kleiman.

En mayo de 1944 Ana Frank nos cuenta que se siente "malhumorada, deprimida y desesperanzada". Le agobia la escasa comida, los problemas de los judíos, el desembarco que se hace esperar, la tensión de todos a ser descubierto, la atmósfera deprimente, la necesidad de libertad, etc. Además ya no siente lo mismo por Peter al darse cuenta de que ya no podía ser el amigo cómplice de sus sentimientos.

Todas estas experiencias sirvieron a Ana Frank para madurar. Así, a lo largo del diario, vamos viendo la evolución en su visión de la cosas, su comprensión, las reflexiones cada vez más profundas, etc.

El martes 1 de agosto de 1944 es la última carta que Ana Frank escribe a Kitty. En ella habla de si misma y de su personalidad: nos cuenta que Ana la buena, no aparece nunca en público, pero en cambio la domina en la soledad. La auténtica Ana le marca el camino, pero exteriormente sólo es una cabra alocada que trata de liberarse de sus ataduras. Nos cuenta que ve y siente las cosas de forma distinta a como lo expresa y que por eso la gente la ve como una persona coqueta, pedante y romántica. Por otra parte Ana la Alegre se ríe de todo eso, responde con insolencia, se encoge de hombre aparentando que nada le importa, pero la Ana callada reacciona de manera totalmente diferente.


Personajes del Diario de Ana Frank

Todos los personajes del Diario de Ana Frank, a pesar de que en las primeras ediciones del Diario aparecieron con seudónimos, son reales, por lo que narrar algo de su caracterización es en realidad describir personas que existieron y vivieron en la realidad la situación expuesta en el libro.


Otto Frank

Otto Frank era el padre de Ana y Margot. Tenía una empresa llamada Opekta dedicada a la fabricación y venta de pectina.

Para Ana Frank su padre era casi un ídolo, "el más bueno de todos los padres que he conocido en mi vida"

Miep Gies describe a Otto Frank en su libro "Mis recuerdos de Ana Frank" así: "Frank era el más tranquilo, el profesor de los niños, el más juicioso, el que mantenía el equilibrio entre todos. Era el líder, el jefe. Cuando había que tomar una decisión, todas las miradas se dirigían a él".

Cuando la familia Frank fue delatada y descubierta por la Gestapo, Otto junto con su mujer e hijas, fueron enviados al campo de concentración de Westerbork y más tarde al de Auschwitz.

Es el único de los ocho escondidos que logra sobrevivir.

En 1953, Otto Frank se volvió a casar con otra superviviente de Auschwitz, Fritzi, la cual también había perdido a su familia. Tras algunas reticencias, decidió publicar el Diario de Ana Frank y durante el resto de su vida se dedicó a divulgar su mensaje de paz y tolerancia. Murió de cáncer de pulmón en Suiza en 1980, pero su viuda continuó con su labor hasta que falleció en 1998.


Edith Frank

Era la madre de Ana y Margot y esposa de Otto Frank. Se dedicaba a las tareas del hogar y al cuidado de sus hijas.

En el Diario de Ana Frank Edith no sale muy favorecida: "más bien un ejemplo a no seguir". También dice que le riñe demasiado y que no tiene "ni tacto, ni sensibilidad, ni comprensión de madre".

Miep Gies habla así de Edith Frank: "Algo que la preocupaba, pero de lo que no se atrevía a hablar en presencia de los demás, era que sentía una gran desesperación. Mientras los otros contaban los días hasta que llegaran los aliados, imaginando lo que harían cuando terminara la guerra, la señora Frank me confesó que para su vergüenza tenía el presentimiento de que ésta nunca acabaría"'.

Cuando fueron descubiertos, fue enviada al campo de concentración de Westerbork y después al de Auschwitz donde murió. Allí tuvo que separarse de sus hijas cuando éstas fueron enviadas al campo Bergen-Belsen. Muchos testigos afirman que esta separación le causó una profunda desesperación y que fue a partir de este momento cuando su salud empezó a empeorar. Dicen que se pasaba todo el tiempo intentando encontrar a sus hijas, a pesar de haberlas visto subir al tren, y que la poca comida que conseguía la guardaba para ellas. Esto provocó que dejase de comer y que muriese de inanición el 6 de enero de 1945.


Margot Frank

Es la hermana de Ana Frank. Su estancia en el refugio pasa casi inadvertida. Todos la consideran una joven discreta y silenciosa.

Miep Gies dice en su libro que tiene pocos recuerdos de Margot: "No tuve ningún contacto con Margot. Ella estaba ahí, eso es todo". Ana' también confirma esto en su diario.

A pesar de esto, las dos hermanas se llevaban bien y hablaban muy a menudo. Sin embargo, Ana dice que no se atrevía a contarle todo porque era una hermana muy protectora que se tomaba muy en serio todo lo que ella le contaba.


Hermann van Pels

También conocido en las antiguas ediciones del diario como Hermann van Daan. Era socio de Otto Frank en la empresa Opekta, marido de Auguste van Pels y padre de Peter van Pels.

Miep Gies dice que era "una persona muy agradable, con una gran capacidad de adaptación".

También Ana Frank habla de él en varias ocasiones. En una de estas dice: "Por lo general participa en la conversación, dando siempre su opinión, y cuando así sucede, no hay quien le haga cambiar de parecer, porque cuando alguien osa contradecirle, se pone bastante violento... Tiene la mejor opinión, es el que más sabe de todo. De acuerdo, sabe mucho, pero también su presunción ha alcanzado altos niveles".

Él y su familia compartieron con los Frank el refugio durante 25 meses hasta que fueron descubiertos y detenidos por la Gestapo. Fue enviado a Auschwitz donde murió tres semanas después en la cámara de gas por haberse rendido mentalmente.


Auguste van Pels

También conocida como Petronella van Daan. Era la esposa de Hermann van Pels y madre de Peter van Pels.

Miep Gies dice que era una mujer coqueta y desenvuelta. Ana Frank también dice de ella que era hacendosa, alegre y coqueta, aunque en otras descripciones no sale tan bien parada: "Es ella la culpable de todas las discusiones, ¡pero no el tema! Todos prefieren no hablar de él; pero tal vez pudiera decirse que ella es la iniciadora. Azuzar, eso es lo que le gusta".

No se conoce el día y el lugar de su muerte, pero se cree que fue entre el 9 de abril y el 8 de mayo de 1945 en terriotorio checo o alemán. Algunas personas afirman que estuvo en el campo de concentración Bergen-Belsen con Ana y Margot, aunque fue deportada a Buchenwald antes de que ellas murieran. Más tarde la enviaron al de Theresienstadt donde seguramente murió al poco de llegar.


Peter van Pels

También conocido como Peter van Daan. Es el hijo de Hermann van Pels y Auguste van Pels y el joven del que Ana Frank estuvo enamorada.

Miep Gies lo describe como un "muchacho apuesto y macizo, de cabello grueso y oscuro, ojos soñadores y un carácter apacible". Ana Frank al principio no le va a prestar mucha atención, de hecho, en su diario lo describe como: "Un muchacho desgarbado, bastante soso y tímido, que no ha cumplido aún los dieciséis años y de cuya compañía no cabe esperar gran cosa". Sin embargo, después de año y medio de convivencia se acaba enamorando de él y es él el primer chico que le da un beso.

Estuvo en Auschwitz en el mismo grupo de trabajo que Otto Frank. Éste intentó protegerlo todo el tiempo que estuvieron juntos e incluso le pidió que se escondiese con él en Auschwitz cuando los nazis abandonaron el campo. Peter pensó que tendría más posibilidades si acompañaba a los nazis en su marcha hasta el campo de concentración de Mauthausen. Allí murió con dieciocho años de inanición. No se sabe con seguridad la fecha exacta pero sí que fue pocos días antes o después de que llegasen los aliados. La Cruz Roja Internacional estableció el día de su muerte el 5 de mayo de 1945.


Fritz Pfeffer

También conocido como Albert Dussel. Era un dentista alemán que emigró a Ámsterdam huyendo de los nazis. Compartió el refugio con la familia Frank y la familia Van Pels desde noviembre de 1942 hasta agosto de 1944.

Su relación con Ana Frank fue bastante tensa. Así lo plasma ella a lo largo del diario. Sus disputas venían principalmente por los horarios para compartir el escritorio y por las burlas de éste hacia Ana por escribir su diario.

Fue enviado como los demás refugiados al campo de tránsito de Westerbork, pero, a diferencia del resto, fue deportado al campo de Buchenwald, después al de Sachsenhausen y finalmente al de Neuengamme. En este último murió en 1944, según el registro del campo, de enterocolitis.

Su novia, Charlotte Kaletta se casó con él de manera póstuma una vez acabada la guerra.


Miep Gies

En las primeras traducciones del diario era conocida como Miep van Santen. Trabaja para Otto Frank en la empresa Opekta. Fue una de las personas que ayudó a la familia Frank, a la familia Van Pels y a Fritz Pfeffer en su estancia en el refugio. Es una de las protectoras de refugiados más famosa. Además, fue ella quien encontró y guardó el Diario de Ana Frank, el cual entregó a Otto Frank cuando éste regresó del campo de concentración.

El Yad Vashem la condecoró con el honor más alto concedido a un no judío, la distinción de Justo entre la Naciones. También la Reina Beatriz de Holanda la nombró Caballero.

En febrero de 2009 celebró su 100 cumpleaños en Ámsterdam, ciudad donde reside. Después de la guerra ha estado dando entrevista y charlas sobre Ana Frank. En 1987 escribió el libro Mis recuerdos de Ana Frank.


Victor Kugler

También conocido como Harry Kraler. Fue otro de los protectores de los ocho escondidos. Es uno de los principales colaboradores de Otto Frank en la empresa Opekta.

Otto Frank destaca su papel de protector: "Durante el período que pasamos en la clandestinidad, el señor Kugler pasaba todos los días por el escondite. Nos traía periódicos, revistas y otros artículos indispensables y trataba de darnos todo el apoyo moral posible".

Después de que los escondidos fueran descubiertos, lo detuvieron junto con Johannes Kleiman y los enviaron a prisión. A Victor Kugler lo enviaron a la prisión de Weteringschans, más tarde lo trasladaron a Zwolle, y después a Wageningen donde estuvo haciendo trabajos forzosos. Desde allí partieron a Zevenaar, pero su columna fue atacada por los ingleses. Kugler' consiguió escapar y estuvo escondiéndose durante ocho meses esperando la liberación de los aliados.

Después de la guerra emigró a Canadá, donde participó en varias actividades relacionadas con Ana Frank. Fue condecorado con la medalla de Justo entre las Naciones.


Bep Voskuijl

Conocida en las antiguas traducciones del diario como Elli VossenBep Voskuijl fue otra de los protectores que ayudaron a los ocho escondidos. No se sabe mucho de ella porque era una persona discreta que no le gustaba mucho hablar en público. Su tarea consistía en llevar artículos indispensables como leche y ropa. Además, trataba de inscribirse en cursos por correspondencia por ejemplo en taquigrafía para Ana, Margot y Peter; en latín para Margot, etc.

Su padre trabajaba en el almacén de Opekta y estaba al tanto de la situación. De hecho fue él el que fabricó la estantería giratoria que ocultaba el acceso a la casa de atrás.

Bep y Ana Frank tenían una buena relación, hablaban a menudo e incluso compartían confesiones. En su diario la describe como una persona: "alegre y de buen humor, bien dispuesta y bonachona".

Fue condecorada, al igual que el resto de los protectores con la medalla Justo entre las Naciones. Después de la guerra siguió manteniendo contacto con Otto Frank. Se dedicó a ayudar a su marido en la contabilidad de su empresa y a cuidar de sus tres hijos. Falleció el 6 de mayo de 1983.


Comentario del Diario de Ana Frank

Todas las entradas del Diario de Ana Frank están escritas en forma de cartas y dirigidas al propio diario al que Ana Frank llamó Kitty. El diario está escrito en un lenguaje sencillo y coloquial.

La idea original era escribirlo como un diario personal, pero a raíz de unas declaraciones del ministro Gerrit Bolkestein, la joven decidió en marzo de 1944 reescribir su diario con el fin de poder publicarlo una vez terminara la Guerra. De esta forma, sobre el 20 de mayo de 1944, comenzó en serio la redacción de su libro. Antes de la detención de los ocho escondidos, el 4 de agosto de 1944, ya tenía muchas hojas sueltas pasadas de su diario original. La mayoría de las veces eran sólo pequeñas modificaciones, pero otras omitía fragmentos enteros que ella consideraba demasiado íntimos.

Otto Frank, aunque tuvo dudas al principio, al conocer los deseos de su hija y por consejo de sus seres queridos sacó a la luz el diario con el título La casa de atrás. Para su primera publicación, utilizó la versión original del Diario y la versión corregida. Aun así, quitó algunos pasajes, sobre todo los que no hablaban demasiado bien de su mujer y los que daban detalles íntimos sobre la sexualidad de Ana Frank. Además, restauró los nombres de su familia, que la niña había cambiado por pseudónimos, conservando los de los demás protagonistas.

Sin embargo, el éxito de la obra no sólo se ciñó a su versión impresa. A partir de 1953, el matrimonio Hackett-Goodrich realizó una adaptación teatral que se estrenó el 5 de octubre de 1955 en el Cort Theatre de Nueva York. En seguida consiguió gran fama y muy buenas críticas tanto del público como de los críticos. Además, se hizo acreedora de importantes premios como el Tony, el Pulitzer de teatro o el Premio a la Mejor Obra Teatral otorgado por el Círculo de Críticos neoyorquinos. Todo esto favoreció que también se estrenase en otros países como Holanda o Alemania donde fue recibida con gran entusiasmo.

Tres años después de su estreno, el director George Stevens decidió filmar la versión cinematográfica. La película está protagonizada por Joseph Schildkraut (Otto Frank), Gusti Huber (Edith Frank), Millie Perkins (Anne Frank), Diane Baker (Margot Frank), Lou Jacobi (Hans van Daan), Shelley Winters (Petronella van Daan), Richard Beymer (Peter van Daan) y Ed Wynn (Albert Dussel). Se estrenó el 18 de marzo de 1959 y aunque, a diferencia de su homónima teatral, no recibió un gran éxito de público, logró tres oscars: mejor actriz de reparto para Shelley Winters; mejor dirección artística; y mejor fotografía.

En febrero de 2008 se estrenó en Madrid un musical llamado El Diario de Ana Frank:. un canto a la cida.

Ficha

título
Diario de Ana Frank
título original
Het Achterhuis
año de publicación
1947
idioma
Holandés
ISBN
9788447323715
género
Narrativa
subgénero
Autobiografía
temática
Diario, Holocausto nazi, Campos de concentración, Antisemitismo, Exterminación de los judíos, Refugiados, Tercer Reich, Hitler, Segunda Guerra Mundial.
publicidad

Comparte y valora

Así empieza...

cita

El viernes desperté ya a las seis. Era comprensible, pues fue el día de mi cumpleaños. Pero no podía levantarme tan temprano y hube de apaciguar mi curiosidad hasta un cuarto para las siete. Entonces ya no soporté más y corrí hasta el comedor, donde nuestro pequeño gatito, Mohrchen, me saludó con efusivo cariño. Después de las siete fui al dormitorio de mis padres y, enseguida, con ellos al salón para encontrar y desenvolver mis regalos. A ti, mi diario, te vi en primer lugar, y sin duda fuiste mi mejor regajo. También me obsequiaron un ramo de rosas, un cactus y unas ramas de rosas silvestres. Fueron los primeros saludos del día, ya que más tarde habría bastante más. Papá y mamá me entregaron numerosos regalos y mis amigos tampoco se quedaron atrás en materia de mimarme

Citas

cita

Acabo de tener una gran discusión con mamá; lo siento, pero no nos entendemos muy bien. Con Margot tampoco marchan las cosas. Entre nosotros no suelen darse el tipo de estallidos que hay en el piso de arriba, que son bastante desagradables. Estas dos naturalezas, la de mamá y la de Margot, me son totalmente extrañas. En ocasiones comprendo mejor a mis amigas que a mi propia madre. ¡Es una lástima!

Domingo 27 de septiembre de 1942

cita

Leo en el rostro de Peter que piensa tanto en mí como yo en él. Anoche su madre lo llamó burlonamente: "El pensador". Peter enrojeció, y yo me sentí a punto de explotar. ¡Por qué no se callará esta gente!

Lunes 6 de marzo de 1944

cita

Hay cada vez más razones para confiar. Esto marcha. ¡Sí, verdaderamente, marcha muy bien! ¡Noticias increíbles! Tentativa de asesinato contra Hitler, no por judíos comunistas o por capitalistas ingleses, sino por un general de la nobleza germánica, un conde, y joven, por añadidura. La "Divina Providencia" ha salvado la vida del Führer, que sólo ha tenido que sufrir, y es una lástima, algunos rasguños y quemaduras. Varios oficiales y generales de su séquito han muerto o quedado heridos. El culpable principal ha sido ejecutado

Viernes 21 de julio de 1944