Lazarillo de Tormes

Anónimo


Introducción a Lazarillo de Tormes

El Lazarillo de Tormes es la primera novela picaresca de la literatura española. Publicada en 1554, en pleno apogeo de la literatura de caballerías y romances, cuenta, en primera persona, las aventuras y desventuras de Lázaro, o Lazarillo de Tormes, desde su nacimiento y paso por diferentes amos, hasta su llegada a pregonero de la ciudad de Toledo.

Su autor es anónimo, posiblemente porque la obra supone una feroz crítica al clero y a la sociedad de la época. Sobre su autoría se barajaron nombres como el monje Juan de Ortega, el escritor dramático Sebastián de Orozco y el humanista Diego Hurtado de Mendoza, pero no se ha podido demostrar ninguna de ellas. La novela estuvo prohibida hasta 1537, y la Inquisición la incluyó dentro del Índice de libros prohibidos. Después se autorizó su publicación con la omisión de los capítulos más críticos (en los que Lázaro se asienta con el fraile de la Merced y el buldero) y la censura de algunos párrafos donde se criticaba al clero con especial dureza. Hasta el siglo XIX no se publicó la versión completa.

Las primeras ediciones que se conservan de la obra pertenecen a 1554, y se imprimieron, respectivamente, en Burgos (por Juan de Junta), Medina del Campo (por Mateo y Francisco Campo), Alcalá de Henares (por Salcedo) y Amberes (por Martín Nucio). Estas ediciones parecen ser independientes entre sí, y se cree que las más antiguas son las de Burgos y Medina. Solamente se conserva un ejemplar de estas ediciones, excepto en caso de Amberes de la que se conservan siete ejemplares, y es probable que la aparición de 4 ediciones simultáneas se deba al éxito generado por una edición anterior, probablemente hacia 1552.

La novela se sitúa en la España de del siglo XVI, bajo el reinado de Carlos I de España y V de Alemania, durante el apogeo del imperialismo español, iniciado por los Reyes Católicos con la conquista de América. Socialmente, España está en crisis económica por el gasto de la política imperialista y las continuas guerras. Abunda la pobreza y la miseria en las calles, apareciendo la llamada "picaresca" el modo de vida basado en la supervivencia y la lucha contra el hambre a través del ingenio y el engaño. Había numerosos vagabundos y mendigos en las calles. Hombres de todas las clases añadían títulos a sus nombres y se negaban a realizar cualquier tipo de labor manual que no consideraban a su altura. El clero estaba en una clara necesidad de reforma, y el fenómeno de los bulderos vendiendo indulgencias que garantizaban el perdón de Dios a cambio de dinero era muy frecuente. Pero también España se encontraba en la Edad de Oro de la literatura y de las artes, con el Renacimiento en pleno auge, como se ve reflejado en el breve periodo que pasa Lázaro con su amo el pintor de tambores. Todos estos acontecimientos históricos se van a ver reflejados en la novela.

El tema principal de Lazarillo de Tormes es moral, y supone una crítica feroz al falso sentido del honor y a la hipocresía, que solo sirve a los poderosos mientras que los pobres (representados por Lázaro) pasan hambre y miseria. Uno de los mensajes de la novela es el despertar de Lázaro a la vida real, donde aprende que para progresar hay que aparentar ser virtuoso, no serlo. Esta visión nihilista y desencantada sobre la vida, la sociedad y sobre todo la Iglesia, hizo pensar a los críticos en una posible autoría del Lazarillo de Tormes de un judío converso al cristianismo o un seguidor de Erasmo de Rotterdam . Consecuencia de esta visión, el libro fue incluído en el índice de libros prohibidos por la Inquisición, que no permitió su circulación hasta que no fue expurgado de sus párrafos anticlericales.

Toda la novela obedece a la idea de cambio, es el camino hacia la estabilidad económica que Lázaro pretende desde que es un niño. Ya su nombre resulta profético (Lázaro es en los Evangelios el hombre al que Jesús resucita a los cuatro días de su muerte), como Lázaro en la novela busca una nueva vida donde ya no pasará hambre.

La novela cuenta la vida de Lázaro pero utilizando siempre el realismo, acercándose a los temas de la vida cotidiana, y evitando la idealización de situaciones. En ocasiones roza incluso 'el naturalismo, describiendo la realidad con sus elementos más desagradables, como en el caso del episodio de la longaniza, o las descripciones de los maltratos a Lázaro.

El Lazarillo de Tormes se escribió entre narraciones caballerescas idealizantes y epopeyas pastoriles propias del Renacimiento, y supuso una auténtica ruptura con estos estilos, al contar una epopeya del hambre y la subsistencia a través del ingenio que le valió por su originalidad crear un nuevo género literario, la novela picaresca novela picaresca, caracterizada por la narración en primera persona, la inclusión del realismo, el paso por varios amos y la visión pesimista y desengañada del mundo, continuando la tradición realista de la literatura española, revitalizada entonces por La Celestina y sus continuaciones.

El libro se hizo pronto popular y se reimprimió muchas veces. Su popularidad se extendió más allá de España, y fue traducido al francés (1560), al inglés (1576), al holandés (1579), al alemán (1617), y al italiano (1622). Al iniciar el nuevo género literario de la novela picaresca, va a ser de gran importancia en la literatura española del Siglo de Oro, y se generan una serie de novelas influenciadas por el Lazarillo de Tormes como Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán (1599 y 1604) y Vida del Buscón llamado don Pablos de Francisco de Quevedo (hacia 1603) y en la literatura anglosajona Fortunas y adversidades de la famosa Moll Flanders de Daniel Defoe (1722), y 'La historia de Tom Jones, un expósito de Henry Fielding (1749).


Resumen del argumento del Lazarillo de Tormes

Lazarillo de Tormes

La obra está dividida en siete tratados y un prólogo, y cuenta en primera persona la historia de Lázaro González Pérez, un niño de origen muy humilde cuyo sobrenombre proviene del lugar donde nació, el río Tormes, hijo de Antona Pérez y Tomé Gonzalez. Su padre es acusado de ladrón y obligado a servir a un caballero, y muere durante una expedición contra los moros cuando Lázaro tiene ocho años. Con su madre se van a vivir a la ciudad, donde ella trabajaba para el comendador de la Magdalena. Antona comienza una relación con un hombre negro llamado Zaide, con el que tiene otro hijo, y todos viven felices durante un tiempo hasta que Zaide es acusado de robar la comida y bienes con los que mantenía a la familia, y es capturado y azotado. En esta situación su madre decide poner a Lázaro al servicio de un ciego que conoce en un mesón para que le enseñe a desenvolverse en la vida.

El ciego es un hombre astuto y cruel. La primera enseñanza que da a Lázaro es sugerirle que acerque la cabeza a una piedra donde "oirá un gran ruido". Lázaro obedece y el ciego le golpea la cabeza contra la piedra, para enseñarle que no debe fiarse de nadie ya que "“el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo.” También es un hombre avaro y mata de hambre a Lázaro, que se ve obligado a aguzar el ingenio para conseguir comida, rivalizando en astucia con su amo en diversos episodios. El ciego le despierta a la maldad del mundo, y aunque le da muchas lecciones valiosas para la supervivencia, Lázaro, harto de golpes y malos tratos finalmente decide abandonarle, no sin antes vengarse llevándole a darse de bruces contra un poste de piedra, momento que el muchacho aprovecha para huir corriendo.

En el segundo tratado, Lázaro tiene un nuevo amo, un clérigo de Maqueda, que resulta ser muy avaro, aún más que el ciego. Harto de pasar hambre, comienza a sisar pan de un baúl donde el clérigo lo esconde. Para ello, se hace con una copia de la llave y la esconde en su boca mientras duerme. El clérigo nota que le falta pan del baúl, y piensa que hay ratones. Un día, la llave silba en la boca de Lázaro mientras duerme y el clérigo confunde el sonido con el de una serpiente, golpeando en la cama a Lázaro pensando que está ahí la serpiente que le roba el pan. Lázaro queda malherido, y el clérigo, descubierto el engaño al ver la llave en su boca, le despide.

El tratado tercero cuenta la historia del siguiente amo de Lázaro, un escudero que se encuentra en Toledo. Es un hombre de muy buena apariencia, por lo que el muchacho piensa que es rico. Sin embargo, al llegar a su casa, se da cuenta de que es una casa pobre, oscura y sin muebles. El escudero, aunque aparenta lo contrario, es muy pobre. Para poder comer, Lázaro tiene que mendigar, y es él el que alimenta a su amo con sus limosnas. Un día, el gobierno prohibe mendigar por las calles, y Lázaro, por suerte, consigue comida a través de unas vecinas. Pero el escudero pasa ocho días sin comer, hasta que consigue un real con el que manda a Lázaro al mercado. Más tarde el escudero decide abandonar la ciudad para no hacer frente al pago del alquiler de la casa, y Lázaro vuelve a quedarse solo.

En el tratado cuarto, Lázaro sirve a su siguiente amo, un Fraile de la Merced, con el que permanece poco tiempo, ya que a este le gustaba mucho salir del convento y caminar, y pronto Lázaro se cansa de seguirle. Dado que en ocho días Lázaro rompe sus zapatos de tanto caminar, el Fraile fue su primer amo en regalarle un par de zapatos nuevos.

El siguiente amo de Lázaro es un vendedor de bulas o buldero, y en el tratado quinto describe los timos y estafas que lleva a cabo mediante la venta de indulgencias (una indulgencia o bula, era un documento eclesiástico que certificaba, a cambio de una suma, la exención de cierta cantidad de años de purgatorio). El buldero estaba aliado a un alguacil, y ambos representaban un número donde fingían una posesión diabolica que se curaba con las bulas. Después de cuatro meses, Lázaro abandona al buldero.

En el tratado sexto, Lázaro encuentra su siguiente amo, un artista pintor de panderos con el que permanece muy poco. Más tarde, en una iglesia conoce al que será su séptimo amo, un capellán, que le da a Lázaro su primer trabajo remunerado, que consiste en vender agua en las ciudades. Tras cuatro años en ese oficio, Lázaro puede comprarse ropa y una espada, y abandona el oficio y al capellán.

En séptimo y último tratado, el siguiente amo de Lázaro es un alguacil, pero permanece muy poco con él, porque considera que su oficio es muy peligroso.

Finalmente consigue el cargo de pregonero de Toledo gracias al Arcipreste de la Iglesia de San Salvador, el cual también le ofrece una casa y la posibilidad de casarse con una de sus criadas. Lázaro se casa con ella, pero hay rumores insistentes de que la criada es amante del arcipreste y que el matrimonio es una farsa para ocultar esa relación. El motivo de contar la historia de su vida, es que 'Lázaro escribe una carta donde se defiende de los rumores y de las burlas que recibe públicamente por la supuesta (y más que probable) condición de adúltera de su mujer. Lázaro, después de todas las penalidades que ha pasado en la vida para llegar a donde está, una situación acomodada y estable, decide ignorar los rumores y vivir feliz el resto de sus días.


Personajes de Lazarillo de Tormes

La novela picaresca "Lazarillo de Tormes" cuenta con los siguientes personajes:


Lazarillo de Tormes

Lázaro González Pérez, más conocido como Lazarillo de Tormes, es el protagonista de la novela. Representa a la clase baja y pobre de la época. Es un antihéroe, y a lo largo de la novela vemos como su carácter va pasando de niño inocente a adulto cínico y desengañado, ya que las duras circunstancias de su vida le obligan a aguzar el ingenio para subsistir. A lo largo de la novela va cambiando de amo, para intentar mejorar su situación. Con cada amo, Lázaro pasa situaciones diferentes, todas más o menos miserables, por eso cuando consigue un puesto estable como pregonero en Toledo y una esposa, no le importan los rumores que apuntan a una relación de su mujer con el Arcipreste, ya que no piensa perder esa situación por nada.


Antona Pérez

Es la madre de Lázaro. Uno de los pocos personajes de la novela con nombre y apellidos, al igual que su hijo, al que entrega en un mesón a un ciego, ya que ella no puede cuidarle más.


El ciego

El ciergo es el primer amo de Lázaro, y personaje que más influye en su vida. Despierta a Lázaro de su inocencia y le enseña a ser astuto y malicioso. Lázaro se ve obligado a establecer batallas de ingenio con él para conseguir comida, ya que este le trata mal constantemente y le mata de hambre. Por esto Lázaro acaba finalmente abandonándole, no sin antes vengarse de él por sus maltratos, haciendo que se estrelle contra un poste antes de salir huyendo.


El clérigo

Segundo amo de Lázaro, representa al clero como mezquinos y maliciosos. Todavía más avaro que el ciego, hace pasar tanta hambre a Lázaro que este se ve obligado a aguzar su ingenio de nuevo para robar pan del arca donde lo guardaba. El clérigo confunde a Lázaro con una serpierte por el el sonido silbante que hacía la llave del arca en la boca de Lázaro, donde la escondía, y le golpea pensando que es un reptil. Tras descubrir el engaño lo despide.


El escudero

El escudero es el tercer amo de Lázaro. Representa las falsas apariencias de la época, ya que se viste como si tuviera mucho dinero, cuando en realidad es más pobre que Lázaro si cabe. En este caso, los papeles entre el amo y Lázaro cambian: el escudero depende de Lázaro y sus limosnas. El escudero luego lo abandona, y Lázaro vuelve a las calles.


El Fraile de la Merced

Es el cuarto amo de Lázaro, que le regala su primer par de zapatos para que aguante su ritmo. Su afición a pasar tiempo fuera del convento, y a caminar hacen que Lázaro se canse de él y le abandone.


El buldero

Es el quinto amo de Lázaro. Representa la falsa religiosidad. El buldero vendía bulas a la gente mediante engaños y elaborados ardides. Lázaro no tenía mucha relación con él y se sentía un poco desatendido, por lo que lo acaba dejando.


El pintor

El pintor es el sexto amo de Lázaro, pero estuvo muy poco tiempo con él. Representa a la clase renacentista culta y artística de la época.


El capellán

Séptimo amo de Lázaro, y el primero que le ofrece un sueldo, por ser aguador en las ciudades. Lázaro estuvo cuatro años con este amo, hasta que junta dinero suficiente para comprarse ropa usada y una espada, y después abandona el oficio y a su amo.


El alguacil

Octavo amo de Lázaro. El alguacil representa la ley en aquella época. Pero Lázaro encuentra el oficio muy peligroso, y lo acaba dejando.


El Arcipreste de San Salvador

Noveno y último amo de Lázaro. Representa la corrupción de clero ya que se rumorea que casa a una de sus criadas con Lázaro para acallar los rumores sobre la relación clandestina que el arcipreste mantiene con ella.


Comentario del Lazarillo de Tormes

El Lazarillo de Tormes pertenece al género de novela picaresca, y marca las características posteriores del género: el protagonista relata la historia en primera persona y escribe para justificar su vida como pícaro y antihéroe. El protagonista pasa por diferentes amos, la trama representa la vida cotidiana y contiene una buena cantidad de crítica social.

Un rasgo común de la novela picaresca es la forma autobiográfica, así Lázaro relata los sucesos fundamentales de su vida, que van a expresar el proceso educativo del protagonista, una evolución pedagógica que para el lector va a resultar perversa, ya que en lugar de aprender valores morales, lo que Lázaro aprende durante su vida con los diferentes amos (en especial con el ciego), es el valor de la astucia y el engaño para la supervivencia, que finalmente le conseguirán una apariencia de honra en su puesto de pregonero y su matrimonio con la criada del arcipreste.

Se publicaron varias impresiones de esta obra incompleta hasta que en el siglo XIX se publicó la original que consta de un Prólogo y siete tratados.

Tratado primero: Cuenta Lázaro su vida y cúyo hijo fue.
Tratado segundo: Cómo Lázaro se asentó con un clérigo y de las cosas que con él pasó.
Tratado tercero: Cómo Lázaro se asentó con un escudero y de lo que le acaesció con él.
Tratado cuarto: Cómo Lázaro se asentó con un fraile de la Merced y de lo que le acaesció con él.
Tratado quinto: Cómo Lázaro se asentó con un buldero y de las cosas que con él pasó.
Tratado sexto: Cómo Lázaro se asentó con un capellán y lo que con él pasó.
Tratado séptimo: Cómo Lázaro se asentó con un alguacil y de lo que le acaesció con él.

El humor y la ironía son una de las claves del Lazarillo de Tormes, y la vía por la que el lector actual se acerca a la obra. Destaca por ello el tratado primero, en el que se cuenta la relación de Lázaro con su amo, el ciego. Las batallas de ingenio entre ambos y el permanente antagonismo de su relación siguen siendo atractivos para los lectores de hoy en día. El autor también utiliza la sátira en esta novela como medio para criticar y ridiculizar la sociedad española del siglo XVI, especialmente al clero.

El lenguaje del libro pretende acercarse al modo de hablar llano y sencillo de las clases bajas de la época. Palabras como "cogote" o "jarro", utilizadas tranquilamente en la novela, se consideraban en aquella entonces indignas de de ser oídas por gente cultivada.

A pesar de este acercamiento, el lenguaje coloquial en el Lazarillo de Tormes está en buena medida pulido y dignificado artísticamente.

El estilo de la novela es una muestra de elegancia y decoro literario. Abunda el empleo de recursos estilísticos como la aliteración (ganaba más en un mes que cien ciegos en un año), la figura etimológica (las malas burlas que el ciego burlaba) o la bimembración ("Al uno de mano besada / y al otro de lengua suelta"). La obra también hace uso de numerosas técnicas narrativas, como la suspensión en el episodio del buldero, o la estructura redonda de la novela, que acaba concluyendo en lo que se incia.

Es destacable la caracterización de los personajes. Como novedad en la literatura española no encontramos con que el personaje protagonista va cambiando y evolucionando y pasa de ser un niño ingenuo a un hombre práctico y realista, aprendiendo de las lecciones que le da la vida. El resto de personajes también se hallan perfectamente individualizados y caracterizados, la crueldad y astucia del ciego, la mezquindad del clérigo, el carácter soñador del escudero pobre...

En cuanto al estilo del Lazarillo de Tormes, se basa en la búsqueda de la verosimilitud narrativa y utiliza un estilo humilde que se acomoda a los temas y personajes de clase baja de la novela, con el uso de lenguaje coloquial, que refleja el medio social del protagonista.

Su originalidad, su valor humano, y su transcendencia literaria y cultural convierten al Lazarillo de Tormes en una obra artística de primer orden, y uno de los clásicos más valorados en la historia de la literatura española.

Ficha

título
Lazarillo de Tormes
título original
La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades
autor
Anónimo
año de publicación
1554
idioma
Español
ISBN
978847039432
género
Narrativa
subgénero
Novela
temática
Novela picaresca, Comedia Humanística, Novela renacentista, Renacimiento español, Salamanca
publicidad

Comparte y valora

Enlaces relacionados

Así empieza...

cita

Yo por bien tengo que cosas tan señaladas, y por ventura nunca oídas ni vistas, vengan a noticia de muchos y no se entierren en la sepultura del olvido, pues podría ser que alguno que las lea halle algo que le agrade, y a los que no ahondaren tanto los deleite; y a este propósito dice Plinio que no hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena; mayormente que los gustos no son todos unos, mas lo que uno no come, otro se pierde por ello.

Citas

cita

¡Cuántos deben de haber en el mundo que huyen de otros, porque no se miran a sí mismos!

Tratado Primero

cita

Yo oro ni plata no te los puedo dar, mas avisos para vivir muchos te mostraré

Tratado Primero

cita

No era yo señor de asirle una blanca todo el tiempo que con el viví o, por mejor decir, morí.

Tratado Segundo

cita

..y se me ha venido a la memoria lo que mi amo el ciego me dijo en Escalona estando asido del cuerno; aunque de verdad siempre pienso que el diablo me lo trae a la memoria por hacerme malcasado, y no le aprovecha.

Tratado Séptimo